RÍO DE JANEIRO, 31 de mayo.- Unos 270 policías y soldados de las Fuerzas Armadas de Brasil simularon un ataque terrorista en dos estaciones del Metro de Río de Janeiro, en el marco de sus preparativos para garantizar la seguridad en el Mundial 2014.

El simulacro fue realizado en las estaciones de Estácio y Cidade Nova, cercanas al estadio Maracaná, donde el próximo 13 de julio se jugará la final del Mundial, que comenzará el 12 de junio en Sao Paulo con el partido que disputarán las selecciones de Brasil y Croacia.

13 de julio se jugará la final del Mundial

Ese tipo de simulacros forman parte de la preparación que las autoridades brasileñas han diseñado para el Mundial, que será disputado por 32 selecciones y que se calcula que atraerá al país a unos 600 mil turistas extranjeros.

En el caso de hoy, fue simulado un ataque con armas químicas y radiológicas, que las autoridades de Río de Janeiro calificaron como un caso de "violencia extrema".

La simulación obligó a cerrar ambas estaciones del Metro de Río de Janeiro, pero fue realizada a primera hora de la mañana para evitar mayores trastornos a los usuarios.

Según anunció el Gobierno brasileño, en el plan de seguridad preparado para garantizar el orden en las 12 ciudades que serán sedes del torneo de la FIFA, participarán 100 mil policías y 57 mil soldados del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea.

ald