CIUDAD DE MÉXICO, 25 de mayo.- La lucha de Rafael Nadal en el inicio de la edición 2014 de Roland Garros, va más allá de un título, ya que además tendrá de por medio su permanencia en la cima del ranking de la ATP y la meta de dejar atrás la enorme inconsistencia que ha  mostrado en la actual temporada sobre arcilla en Europa.

Nadal, ocho veces campeón del Abierto de Francia, llega por primera vez a Roland Garros con solamente un título en los torneos que se han celebrado en polvo de ladrillo desde inicios de abril.

El manacorí se coronó en el Masters 1000 de Madrid, pero en el resto de los torneos no las ha tenido todas consigo.

En Montecarlo quedó por primera vez fuera de la final desde 2005 al caer en los cuartos de final ante su compatriota David Ferrer.

En Barcelona sumaba ocho títulos consecutivos, hasta que este año perdió también cuartos de final en contra de otro tenista español, Nicolás Almagro.

Llegó el éxito conseguido en Madrid, pero muchos cuestionaron las formas, ya que tras haber perdido el primer set en contra de Kei Nishikori, el japonés se lesionó en la segunda manga y terminó por abandonar el duelo.

En Roma Nadal llegó hasta el partido por el título, pero luego de tres sets perdió en contra del sebio Novak Djokovic, quien es el que está precisamente a la caza de la cima del ranking de la ATP.

Por si fuera poco el camino de Rafa a la final es complicado, ya que luego de enfrentar en primera ronda a Robby Ginepri, podría toparse posteriormente contra Grigor Dimitrov o Almagro en ocatvos de final; David Ferrer podría ser su potencial rival en cuartos, en lo que sería una reedición de la final de 2013.

Para llegar al partido por el título, el de Manacor podría encontrarse contra Stanislas Wawrinka, en una superficie en la que el actual campeón del Abierto de Australia se desenvuelve mejor, lo que supondría un duelo de alto riesgo para el campeón defensor de París.

Por su parte Djokovic está solamente a 650 puntos de Nadal, y defiende tan sólo 720 unidades, por lo que de ganar amarraría su ascenso al uno del mundo por primera vez desde octubre de 2013.

El serbio abre ante el portugués Joao Sousa, pero en tercera ronda tendría un peligroso encuentro contra el croata Marin Cilic.

Luego Nole se encontraría a Jo-Wilfried Tsonga o al japonés Nishikori, y en cuartos de final podría verse frente a Milos Raonic.

De avanzar a semifinales el serbio se podría enfrentar al campeón de 2009, Roger Federer, contra quien tiene marca de 1-1 en duelos en Roland Garros.

El suizo y ex uno del mundo, abre hoy su participación contra el eslovaco Lukas Lacko y en cuartos de final podría jugar contra Tomas Berdych.

Por primera vez desde 2005, Roland Garros está más abierto para los grandes favoritos, y quizá no tanto para Nadal.