SAO PAULO, 15 de mayo.- Fiscales brasileños amenazaron con detener la construcción del estadio en Sao Paulo que albergará la inauguración de la Copa del Mundo debido a preocupaciones sobre la seguridad de los obreros.

La fiscalía dijo el jueves que halló irregularidades en el estadio Itaquerao, donde casi 20.000 asientos temporeros están siendo instalados para el partido del 12 de junio entre Brasil y Croacia.

Dijeron que la compañía constructora ya fue notificada sobre los problemas de seguridad hace algunos meses, pero no había hecho nada cuando los inspectores regresaron al estadio el jueves.

La compañía a cargo de la instalación de los asientos descartó la posibilidad de que se paralicen las obras, que de por sí están atrasadas. Indicó que las quejas de la fiscalía son por asuntos menores, y que todos los supuestos problemas serían resueltos antes que termine el día.

cmb