CIUDAD DE MÉXICO, 13 de mayo.- Hace apenas dos años, Maurice Alexander trabajaba en el Edward Jones Dome como conserje... limpiaba butacas, pasillos y demás luego de terminados los partidos de Carneros. 

El originario de San Luis, quien fue a la preparatoria Eureka, fue suspendido del programa de futbol americano de Utah State por pelear con un compañero, por lo que fue mandado a casa un año. Fue entonces que Alexander tomó el trabajo en el estadio de Carneros.

La tarde del sábado, Alexander encontró un nuevo trabajo en el Edward Jones Dome: el jugador se convirtió en la cuarta selección de los Carneros en el draft 2014 de la NFL,  110 global.

“Lo que me motivó fue mi trabajo en el estadio, alrededor del campo”, expuso.

Es, de verdad, como un sueño hecho realidad: cada día en el trabajo me sentaba un momento en un extremo del campo y pensaba que jugar aquí sería un sueño... miren dónde estoy ahora”, agregó.

Alexander comenzó como ala defensiva en la preparatoria, y en esa posición se mantuvo hasta su año de junior en el colegial; después fue movido a linebacker y fue entonces que tuvo el problema con su compañero, justo a la mitad de la temporada de 2012.

Así que Maurice regresó a San Luis en busca de un trabajo para ganar unos dólares y mantenerse ocupado.

Cuando regresó a Utah State para la campaña de 2013 fue colocado como safety.

Como profundo, debutó de la mejor forma: 11 tacleadas contra Utah.

Poco a poco este joven de 1.89 de estatura y 96 kilos se convirtió en un símbolo de la defensiva: terminó el año con 80 tacleadas, nueve para pérdida de yardas y 3.5 capturas.

Antes del Draft, Carneros solicitó verlo en acción y quedaron sorprendidos. El head coach, Jeff Fisher, dijo que el pleito que tuvo Alexander fue con un buen amigo y que el incidente fue cuestión de un mal momento.

Seguro va a ser una gran  historia porque el muchacho es de esta ciudad, aquí creció y además trabajó en el domo, pero pueden decir también que él tiene pasión por el futbol americano”, comentó el gerente general, Les Snead.

“Se requiere de mucho carácter cuando eres joven y pasar por una situación como la de él. Tienes que amar el hecho de que Maurice realmente ansía esta oportunidad, que quiere ser un carnero porque eso significa mucho para él”, añadió.

La pregunta ahora radica en qué lugar ocupará Alexander en la defensiva de Carneros. Por su tamaño y estilo de juego, él bien podría adaptarse como un safety fuerte, pero San Luis seleccionó uno el año pasado: TJ McDonald, quien inmediatamente se colocó como titular.  

Al respecto, Fisher ha dicho que ambos puestos de safety pueden ser intercambiables en el esquema de Carneros, lo que podría darle a Alexander oportunidad de aparecer dependiendo las circunstancias de la jugada.

Por lo pronto, su lugar podría estar seguro en equipos especiales.

“Puede variar”, dijo Fisher. “Tiene lo que se necesita: las medidas, el carácter y la habilidad con el balón.”

Por ahora, Alexander está feliz de saber que su hogar en el futbol americano será el mismo que lo vio nacer y crecer: su rol dentro del campo será definido después, acaso durante la próxima pretemporada.

Tras el tropiezo, el sueño se cumplió para este joven de que hace 22 años nació precisamente en San Luis, Missouri.