CIUDAD DE MÉXICO, 13 de mayo.- Honduras ha clasificado por tercera vez a un Mundial. Esta vez en el Mundial Brasil 2014.

No obstante que muchos comentaristas deportivos  mexicanos en el pasado y en la actualidad han considerado el futbol hondureño de ser algo inferior con comentarios como el “jugar con balón cuadrado” en el pasado, y el más recientemente hecho en el programa Aquí y ahora de una cadena estadunidense, que se refirió a la selección catracha de una manera negligente e irresponsable como “el equipo pobre del Mundial”.

A pesar de todo esto, la selección hondureña de futbol se prepara exhaustivamente para estar presente en Brasil. Este es un equipo completo, experimentado, profesional y bien dirigido por el señor Luis Fernando Suárez, director técnico de la selección. A nuestros jugadores los mueve el fervor patriótico y la motivación de su afición, cada uno de sus integrantes lleva la camisa azul con orgullo y están listos y dispuestos a dejarlo todo en el campo para triunfar y hacer su mayor esfuerzo para que todos los hondureños estemos contentos y orgullosos de ser catrachos.

Honduras, en sus participaciones anteriores en las copas mundiales de futbol, ha tenido un desempeño honroso. En el Mundial de España 1982, la selección hondureña tuvo un marcador de empate ante el anfitrión y, como dato importante, hay que recordar que fue España quien empató el marcador en el que Honduras iba ganando.

En el Mundial de Sudáfrica, donde España se coronó como campeón del mundo y Honduras clasificó por segunda ocasión, 28 años después de la primera calificación a un Mundial, la selección hondureña se desempeñó de una forma muy digna. Tanto así que, como les digo a mis amigos españoles, lograron ser campeones gracias al portero hondureño Noel Valladares, quien no dejó hacer un solo gol en el partido contra Suiza, donde Honduras se enfrentó a aquel país y luego quedó 0-0. Fue irónico ese resultado, pues si Suiza lograba hacerle un gol a Honduras, entonces ellos avanzaban y España quedaba eliminada.

Debo recordar a los lectores de Excélsior y a todo el mundo, que hay que tener consciencia de que en el futbol no hay “enemigo pequeño”. México ya tuvo esa experiencia con Honduras. Basta con recordar el 6 de septiembre recién pasado, en el que la selección catracha que va a Brasil se impuso ante la selección mexicana en el Azteca, con más de 100 mil aficionados mexicanos y cuatro mil hondureños presentes. Honduras ganó con un marcador de 2-1.

En el futbol, especialmente a nivel de selecciones nacionales, se debe tomar muy en cuenta que el balón es redondo, que son 11 jugadores contra 11 jugadores, las dimensiones de la cancha son iguales para ambos bandos, que los postes juegan, los árbitros son factores y que el público influye en animar a sus selecciones. Por lo tanto, siempre existe la posibilidad de que un país pequeño como Honduras le gane a otro país grande y más avanzado como, por ejemplo, Francia, que es un compañero de grupo y se enfrentarán el próximo 15 de junio en Porto Alegre, Brasil.

Estoy seguro de que la selección de Honduras se portará a la altura de los grandes en este Mundial en Brasil. Los llamarán la selección cenicienta del Mundial, pero Honduras dará la sorpresa y se ganará el corazón el público. Nuestros jugadores ya no se ven intimidados al jugar con los mejores del mundo. Ya que muchos de nuestros seleccionados juegan en el exterior con equipos de gran renombre. En este Mundial esperamos una selección catracha que juegue “uno a uno” ante Francia, Suiza y Ecuador. ¡No se sorprendan de que Honduras avance a octavos de final!

 

* Embajador de Honduras en México