BOSTON, 21 de abril.- Un año después de que dos bombas hechas con ollas de presión dejaran tres muertos y al menos 260 heridos en la línea de meta del Maratón de Boston, los maratonistas comenzaron a llegar el lunes a una nueva edición del certamen en el centro de Hopkinton, donde comenzará la carrera.

Unas 36.000 personas se inscribieron al maratón, la segunda mayor cifra en su historia. Muchos de los corredores deseaban demostrar su apoyo al evento y a la ciudad, que quedó impactada por el ataque a su evento deportivo insignia.

"No puedo imaginar el número de emociones que están sucediendo aquí", dijo Katie O'Donnell, quien corrió el maratón del año pasado y que había recorrido poco más de 40 kilómetros (25 millas) cuando las bombas explotaron, poco antes de llegar ella a la meta. "Creo que voy a empezar a llorar en la línea de arranque y no estoy segura de contenerme hasta cruzar la meta".

El cambio más obvio en la 118va edición del maratón anual más antiguo del mundo es la seguridad estricta. Policías estatales y locales están en todas partes, incluso en los techos de algunos edificios.

Un autobús que traslada a los maratonistas tenía las palabras "Boston fuerte" en el anuncio electrónico del frente donde por lo general siempre aparece el destino del camión. Un cartel colocado en un edificio comercial de Hopkinton decía: "Eres Boston fuerte. Te ganaste esto".

Las personas que se acercaban a la línea de arranque debían pasar por revisiones de seguridad.

"Habrá considerablemente más presencia policial", dijo el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, el domingo en el programa "Face the Nation" de CBS. "Sin embargo, tampoco queremos que esto se vuelva una carrera en una zona militarizada. Se trata de encontrar un equilibrio y creo que lo hemos logrado".

Los maratonistas que participarán tendrán que usar bolsas de plástico transparentes para sus pertenencias y quienes deseen darles ánimos en la línea de meta deberán dejar cochecitos para niño y mochilas atrás. Más de 100 cámaras se instalaron a lo largo de la ruta y se colocaron alrededor de 50 puntos de observación alrededor de la meta para "monitorear a la multitud", dijo la Boston Athletic Association (Asociación Atlética de Boston).

Patrick dijo que no ha habido alguna amenaza específica a la carrera o la ciudad por el Día del Patriota, un día de asueto en Massachusetts.

Las autoridades dijeron que dos hermanos de origen checheno fueron los responsables del atentado contra el maratón del 15 de abril de 2013.

Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, murió en una balacera con la policía días después del ataque. Dzhokhar Tsarnaev, de 20 años, está encarcelado a la espera de juicio y podría enfrentar la pena de muerte.

cmb