LAS VEGAS, 11de abril.- El filipino Manny Pacquiao y el estadounidense Timothy Bradley cumplieron con la báscula, para el combate de revancha en la Arena Garden, ante miles de aficionados que acudieron esta tarde a la ceremonia.

“PacMan” Pacquiao pesó 145 libras y el campeón Bradley 145.5, ambos abajo del límite welter que indica 147 libras, para el combate de revancha por el cinturón mundial.

El referi será Kenny Bayless, de Nevada y los jueces Glenn Trowbridge, de Nevada, Craig Metcalfe, de Canadá y Michael Pernick, de la Florida.

Desde temprana hora, los seguidores del asiático en su mayoría, llegaron a las gradas del inmueble localizado en el gigantesco casino color esmeralda, para estar cerca de su peleador favorito en la esperada pelea de desquite.

En los stands colocados en la Arena Garden, los aficionados compraron artículos relacionados con la función, playeras blancas y negras, gorras y sudaderas.

Al entrar al pódium, Pacquiao fue recibido con gritos de sus aficionados y en las gradas aparecieron pancartas con leyendas “Manny, eres la octava maravilla del mundo”.

Varios fanáticos filipinos portaron en la espalda la bandera de su país, esperando que Pacquiao se cobre la derrota que sufrió ante Timothy Bradley hace dos años, por el cinturón welter que estará en disputa

 

fdr