CIUDAD DE MÉXICO, 8 de abril.-  Observar en la Jornada 14 al América con una playera verde fue tan extraño como mirar a los rojinegros del Atlas y al Pachuca con una casaca del mismo color, o a los Xolos de Tijuana con un uniforme que se confunde con el de la Selección Nacional, pero para la mercadotecnia deportiva sólo representa un medio para atraer la atención y aumentar la venta de sus productos.

“Es una tendencia que lleva varios años. Nike siempre se ha caracterizado por escuchar las necesidades de atletas, clubes y aficionados, y es a través de ellos que surge la idea de tener uniformes con colores alternativos que sean llamativos, que gusten a la afición y que los hagan distintos a otros equipos”, dice el encargado de relaciones públicas de Nike, Joaquín Jiménez.

Meses previos al Mundial, la marca que confecciona los uniformes del América, Atlas, Pachuca y los Xolos del Tijuana decidió lanzar la campaña Arriesga Todo, e invitó a los equipos que patrocina a utilizar vestimentas con colores similares a los de la selección mexicana. El único que se negó a vestir de verde fue Rayados del Monterrey.

La preferencia de utilizar colores alternativos para las playeras de visitante surgió en las estrategias de venta de los equipos de Europa a mediados de la década de los noventa. Antes de empezar el desfile de indumentarias multicolores se impusieron algunos límites, como los de sólo experimentar en las casacas  de visitante y, por ningún motivo, utilizar el tono del enconado rival. Ahora, la campaña Arriesga Todo invita a los equipos que patrocina en todo el mundo a vestir los colores de su selección.

Sin embargo, a decir de Rogelio Roa, experto en marketing deportivo, se rompió una regla, “que no cambies los colores de local; ahí afectan la tradición de un equipo, la identidad y hasta podrías provocar el rechazo de la afición”.

En la fecha 14, sin embargo, los cuatro equipos mencionados jugaron ante su gente.

“Otra regla que siempre se cuida a la hora de sacar segundos uniformes es el nunca utilizar colores del acérrimo rival. Chivas nunca va a sacar una playera amarilla, y América jamás va utilizar una roja y blanca. El Barcelona nunca ha sacado un uniforme blanco. Entre todos los experimentos hay cosas que no se pueden hacer”, refiere Roa.

En las estrategias de comercialización es importante no cambiar los colores tradicionales del uniforme de local, ya que se debe respetar la identidad del aficionado y sólo reforzarla con algunas variantes. En el uniforme alternativo se abren las posibilidades de innovar con otros tonos debido a que se espera llamar la atención de nuevos aficionados y convencer a los interesados en el futbol menores de 35 años.

“Se busca atraer la atención del fanático joven. Te puedo asegurar que las personas de menos 35 años son los que compran más playeras, los que superan esta edad tienen más responsabilidades y otras prioridades. Los menores de 35 años componen entre el 60 y el 70 por ciento de los aficionados que compran artículos de un equipo”, explica el experto en marketing deportivo.

En el caso de la Selección Nacional, Adidas justificó el lanzamiento de un uniforme de color rojo siguiendo los principios del marketing deportivo. Avisó en un boletín de prensa que sería la indumentaria para los partidos de visitante y resaltó que es una forma de innovar y reinterpretar los jerseys clásicos.

“El nuevo uniforme del equipo mexicano destaca por una combinación innovadora en rojo y negro, reinterpretando jerseys clásicos del equipo nacional en la historia de los mundiales. Desde el primero que fue utilizado en una Copa del Mundo, en Uruguay 1930, hasta Suecia 1958, el último mundial en donde el uniforme guinda fue utilizado como principal”, reza el boletín de Adidas.

Antes de salir a la venta, los equipos de futbol y los representantes de las marcas deportivas llegan a un acuerdo para utilizar el uniforme con colores alternativos en cierto número de partidos y acuerdan en cuáles es propicio usarlos. Así sucedió con la citada campaña de Nike, en la que la marca pidió a todos los equipos que patrocina usar el uniforme con el color de la selección en la misma jornada.

“Todos los uniformes pasan por un proceso de aprobación por parte de la marca y las directivas de los clubes. Al momento en que se aprueban, se llega a un común acuerdo de en qué partidos y contra quién se va a utilizar cada uno de los uniformes”, agrega el representante de relaciones públicas de Nike.