HOUSTON, 28 de marzo.- Los 76’s de Filadelfia igualaron una marca de la NBA al perder su partido 26 de manera consecutiva, tras caer ante los Rockets de Houston 98-120, con los que James Harden logró un triple doble.

Harden sumó 26 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias en tres periodos para su segundo triple doble en la NBA, en la quinta victoria en fila para los Rockets.

Los Sixers (15-57) tuvieron una amplia desventaja desde el segundo periodo, e igualaron la peor racha de derrotas en la historia de la NBA de los Cavaliers de Cleveland de 2010-11, y pueden imponer una nueva marca el próximo sábado, cuando reciban a los Pistones de Detroit.

James Anderson lideró a Filadelfia con 30 puntos, con la ayuda de seis triples.

Los Sixers no han ganado desde el 29 de enero y están a dos partidos de no conocer la victoria desde hace dos meses.

Al final del partido los jugadores de los Sixers, los de banca y los que estaban en la duela, no dieron muchas emociones.

Dwight Howard añadió 17 puntos y 13 rebotes para los Rockets.

El de ayer fue un partido de pocas acciones de interés, al tiempo que los Sixers tomaban un lugar en una oscura historia en la NBA.

Uno de los pocos fue cuando  Howard bloqueó un tiro de Thaddeus Young y se fue de espaldas a la duela. Al tiempo que se levantaba, los Rockets ya estaban a la ofensiva del otro lado de la cancha.

Otro fue cuando los Sixers lograron un robo, pero le regresaron el balón a Houston segundos después cuando Young intentó un pase para Anderson, pero éste se fue muy por encima de su compañero y acabó en las tribunas.

A evitar una marca nacional

Para el duelo ante Detroit, los Sixers tienen la obligación de ganar, o se convertirán en el equipo con la racha más larga de derrotas en cualquier liga deportiva profesional en Estados Unidos.

En la NFL, Bucaneros de Tampa Bay tiene el récord con 26 derrotas en fila, entre 1976 y 1977, que los tiene empatados con Cavaliers.

En las Mayores, los Filis, también de Filadelfia, ligaron 23 derrotas en 1961.

Finalmente en la NHL, los Pingüinos de Pittsburgh perdieron 18 en fila en 2004.