JERUSALÉN, 27 de marzo.- Drones israelíes vigilarán los cielos de Brasil durante el Mundial, según un acuerdo alcanzado entre la compañía Elbit y la Fuerza Aérea Brasileña (FAB).

Elbit, productora de avanzados sistemas electrónicos y plataformas aéreas no tripuladas, proveerá a la FAB aviones Hermes 900, que se sumarán a los Hermes 450 ya en servicio en ese país latinoamericano.

"La FAB empleará una combinación de drones (...) que portarán una carga útil para misiones de seguridad y vigilancia", dice un comunicado de la empresa israelí difundido desde su sede en Haifa.

2 meses llegarán las unidades a Brasil

El Hermes 900, con una autonomía de vuelo de 36 horas y un techo de servicio de 30 mil pies, fue dotado de nuevos sistemas electrónicos para la vigilancia y puede volar en condiciones meteorológicas adversas.

"Es un honor facilitar a la FAB las ventajas combinadas del Hermes 900 y del 450", señala el director general de la empresa, Elad Aharonson, en el comunicado, en el que se destaca que se trata de un contrato por un monto que no tiene precisamente importancia económica para la firma.

Los aviones, que son controlados desde una misma plataforma, llegarán a Brasil dentro de dos meses, poco antes de que comiencen los partidos del Mundial y serán empleados en la vigilancia de fronteras y zonas de gran acumulación de personas por la celebración de partidos.

El mantenimiento de los aparatos correrá por cuenta de la subsidiaria de Elbit en Brasil, AEL Systems, en la que trabajan 200 empleados y que está embarcada desde hace varios años en una larga serie de proyectos con las Fuerzas Armadas de Brasil.

Hace dos años altos funcionarios brasileños a cargo del Mundial y de los juegos olímpicos de Río de Janeiro visitaron Israel para ver de cerca los sistemas que ofrece este país para garantizar la seguridad en eventos de masas y se reunieron con los directivos de varias de las firmas más avanzadas.

La industria israelí también ofreció a Brasil algunos de sus robots de patrulla más singulares, pero el gobierno brasileño se inclinó finalmente por los de fabricación estadunidenses.

ald