CIUDAD DE MÉXICO, 21 de marzo.- En el torneo pasado el grito de gol era tan extraño en los Pumas como la algarabía por la victoria. En menos  de tres meses los universitarios cambiaron su situación, al grado que pasaron de ser la peor ofensiva del Apertura 2013 a ocupar la plaza del segundo conjunto más contundente del Clausura 2014.

Creo que todo ha mejorado porque estamos jugando con confianza. Todos, los delanteros y el equipo. El sistema de juego ayudaba a generar muchas jugadas, pero no las metíamos. Ahora la contundencia es importante y mejoramos mucho en eso. Los delanteros del equipo andan bien”, comentó Martín Bravo, atacante de los Pumas.

Los Pumas supieron mejorar su vacilante inicio de torneo. En las primeras tres jornadas, la grada reclamaba el mal desempeño de los dirigidos por José Luis Trejo hasta que iniciaron su despegue en la fecha cuatro, contra Tigres.

En el partido celebrado en el estadio Universitario apareció Martín Bravo, consiguió su segundo doblete del torneo e inició la racha ascendente de los Pumas.

Toda la presión nos perjudicaba. Eso lo superamos y ahora pensamos en mejorar y seguir en ascenso”, explicó Martín Bravo.

El equipo de José Luis Trejo, después de la victoria sobre los dirigidos por Ricardo Ferretti, ostentaron en sus registros una derrota en ocho partidos y acumularon 19 goles, marca que les permitió posicionarse entre las mejores tres ofensivas del Clausura 2014. El éxito de los Pumas permite que un sólo jugador, Martín Bravo, sume más goles que los que consiguió el equipo auriazul en todo el Apertura 2013. El atacante argentino es el líder de goleo con nueve tantos, mientras que en el pasado semestre los felinos apenas marcaron ocho.

El mérito es de todo el conjunto. El cuerpo técnico nos dio la confianza a los jugadores, Mario Trejo nos apoyó y el equipo se aferró a una idea de juego. Las victorias nos ayudaron y no queremos volver a lo que pasó en el pasado, queremos mantenernos en el mismo nivel”, profundizó el atacante argentino, que será baja por dos semanas debido a una lesión en la pierna derecha.

También, los resultados positivos permitieron que el equipo de la UNAM superara los nueve meses que tenía sin ganar en el estadio Olímpico de CU.

Creo que hemos demostrado. Más allá de las dos victorias de local, Pumas está de vuelta y recupera el miedo que causaba en su estadio. Me parece que demostramos nuestro poderío el partido pasado y esperemos volver a tener una buena actuación frente a Monterrey”.

Sin importar que se encuentran en el tercer puesto de la tabla, los Pumas evitan hablar de la posibilidad de conseguir el título y están centrados en clasificar a la liguilla.

Ahora sólo pensamos primero en entrar a la liguilla y luego mirar si es posible el campeonato”, finalizó Martín Bravo.