CIUDAD DE MÉXICO, 17 de marzo.- Pese a las voces que critican el trato a Carlos Vela y que su ausencia repercutirá de manera determinante en las aspiraciones de México en la Copa del Mundo Brasil 2014, el técnico Miguel Herrera aseguró que el Tri no será menos sin él, al contrario, será más, porque sólo tendrá jugadores comprometidos.

En estos días alguno dijo una tontería grande… compararlo con Messi o Cristiano Ronaldo. Pero no, en México todavía no tenemos ese tipo de jugadores. Carlos es un muy buen jugador, de extraordinario presente, pero tendrá sus ideas de por qué no quiere estar. México no va a ser menos sin él, al contrario, va a ser más, porque los que estén estarán comprometidos”, dijo.

En entrevista al portal de la FIFA, el técnico del cuadro “azteca” recordó el trance que le provocó no haber sido considerado a la Copa del Mundo Estados Unidos 1994, algo que lo hace entender menos la postura del atacante de la Real Sociedad San Sebastián.

Yo sufrí mucho por no haber ido al Mundial. Me maté por estar ahí, y en el último corte me dejaron afuera. Quedé shockeado y hoy volví a quedar igual cuando estuve con él y me dijo que no, no y no. Que en su cabeza no está, que no nos va a servir porque no está concentrado para estar y que mejor llamar a otro jugador. Está claro, él no quiere estar”, acotó.

Por otra parte, en sus palabras no hay un dejo de duda cuando afirmó que haberse convertido en el técnico de México es lo más grande que le ha pasado en su carrera profesional, pero también algo de lo más difícil porque todos creen saber más y tener mas méritos para ocupar dicho sitio.

Estar en este lugar es lo máximo a lo que puedo aspirar como técnico, mi top. Eso es lo mejor, sin dudas. Lo peor es que todo el mundo te critica, todo el mundo cree saber más que tú, todo el mundo dice ser mejor que tú. Pero bueno, forma parte de ocupar esta silla. Es donde más críticas recibes”, dijo.

Explicó que la poca prudencia que tiene para responder diferentes cuestiones también le ha ocasionado más críticas, lo cual lo obliga a ser menos visceral y a tener más cabeza al momento de abrir la boca.

Sí, soy muy frontal, muy directo. No alcanzo a pensar o a respirar bien las cosas y digo lo que siento. Es parte de lo que me ha tenido en el ojo del huracán en todos lados donde estuve”, apuntó.

Aceptó que “afortunadamente me ha ido muy bien en la cancha, pero debería ser un poco más pensante. De repente respirar tranquilo para poder pensar un poco más la respuesta que tengo que dar y no contestar de refilón. Son cosas que vamos aprendiendo”.

Finalmente, reiteró que la consigna en la justa mundialista es la de llegar hasta las últimas instancias, pues para él se debe aspirar a lo máximo, sin importar a lo que se tenga que enfrentar.

Lo que he dicho es que si no vengo a un Mundial pensando en ser campeón, pues entonces vengo de comparsa o acompañamiento. Y México no está para eso. Estamos para ilusionarnos con buscar ser campeones del mundo. Contamos con buena infraestructura, buenos jugadores, ¿por qué no pensarlo?”, sentenció.

 

pdg