SAN SEBASTIÁN, 16 de marzo.- La Real Sociedad se reencontró con la victoria tras dos derrotas seguidas que habían lastrado sus opciones europeas, aunque la victoria llegó con mucho sufrimiento ante un buen Valencia sentenciado por un gran gol de Imanol Agirretxe.

Partido muy táctico de inicio, con un Valencia bien asentado en el campo donde impuso una tela de araña en la medular que le generó no pocos problemas de creación a los donostiarras.

Un motivado Sergio Canales, que volvió al once titular para dirigir a la Real ante su ex equipo, no era argumento suficiente para inquietar la puerta de Diego Alves y, como el Valencia estaba tan cómodo como Claudio Bravo, el partido transcurrió con poco movimiento en la dos áreas durante la primera mitad.

El peor momento para los donostiarras, y el mejor de los levantinos en esos primeros 45 minutos, llegó en el tramo final del primer periodo en un remate de Jonás tras un saque de esquina del conjunto valencianista.

No cambiaron las cosas en la reanudación porque los donostiarras estaban dormidos y el equipo de Juan Antonio Pizzi cómodo con un punto en la mano y la posibilidad de llevarse los tres en alguno de los despistes locales.

Estuvo a punto de llegar el gol del Valencia en el minuto 60, cuando en un saque de falta cuatro jugadores asediaron en el remate a Claudio Bravo que desvió el primero y, entre el poste y la mano de un atacante naranja, la cosa no pasó a mayores aunque el susto heló a más de uno en su asiento de Anoeta.

El público estaba ya muy nervioso pero instantes después, lo que pudo haber sido un 0-1 se convirtió en un gran gol de Agirretxe, merced a un colosal cabezazo con el que batió la portería de Diego Alves e hizo bueno el servicio de José Ángel.

Griezmann tuvo el remate para el segundo en su botas segundos después pero Diego Alves desbarató su tiro.

Arrasate movió ficha para garantizar el triunfo, cerró líneas y retrasó a su equipo, lo que concedió en los instantes finales oportunidades para el empate del Valencia que casi se produjo en el 86 en un remate de Jonás.

cmb