CIUDAD DE MÉXICO, 11 de marzo.- Pelé nació en Tres Corazones, pero futbolísticamente su cuna fue Santos,  la nueva casa del Tri para el Mundial del 2014.

A los 30 años fue conmovido por la hospitalidad del pueblo mexicano en Guadalajara para que Brasil saliera campeón del mundo y ahora ha pedido a su pueblo que después de la verdeamarelha adopten al Tri como una segunda patria.

Los federativos mexicanos, encabezados por el director de Selecciones Nacionales, Héctor González Iñárritu, agradecieron esta muestra de afecto y estrecharon lazos con el alcalde de la Ciudad de Santos, Paulo Alexandre Barbosa, “quien espera que la final sea Brasil contra México. Estamos muy contentos de recibirlos. Se espera que para el Mundial uno de cada tres turistas sean mexicanos y Santos será su nueva casa, así como Guadalajara lo fue para Brasil en 1970”, dijo el político sudamericano.

Muchos creen que aunque Brasil luce poderoso, hay fallas en ciertas zonas del campo y cae mucho el peso sobre Neymar. Apuntan a que Fred y Oscar no pasan por buen momento pero González Iñárritu, a pesar de que piensa que México puede dar una sorpresa, no se confía.

“Tengo mucha confianza en el equipo mexicano. Últimamente nos hemos enfrentado y les ha costado trabajo a los brasileños. Perdimos en la Confederaciones pero les ganamos en Wembley, en los Juegos Olímpicos”, señaló Iñárritu, quien en tono jocoso remató su comentario, “después de ganarle a Brasil, estamos viendo si regresamos a Santos”.

La selección sabrá el próximo viernes si  la FIFA acepta que se queden a pernoctar en Natal (tras el juego contra Camerún); todo depende de la selección de Ghana, que ocupará esta sede, pero que probablemente llegue con sólo un día de anticipación a esa ciudad y no con dos, lo cual permitiría el pernocte de delegación mexicana.

Tal es el fervor de recibir al Tri, que en las escuelas de Santos se les ha empezado a enseñar a los niños un poco de la cultura mexicana, así como de la gastronomía. Se tiene preparado para el 7 de junio una recepción y una noche mexicana para convivir con los jugadores.

“Sao Paulo es el estado más seguro de Brasil y Santos una de sus mejores ciudades, con un atmósfera universitaria. Vamos a tener ayuda policiaca del municipio, estatal y federal, por lo que no esperamos que suceda algo infortunado”, señaló Paulo Alexandre Barbosa.

Se esperan alrededor de 600 mil turistas de todas partes del mundo para ver el Mundial en Brasil; de ellos, los dirigentes brasileños calculan que serán 50 mil mexicanos.

La Selección Mexicana hará todos sus traslados en avión charter donde los jugadores tendrán una gran comodidad a tal grado de ir casi acostados en los vuelos. Además, se está planeando ocupar una base militar cercana al Centro Rey Pelé, lugar de los entrenamientos, para aterrizar ahí.

“Es una opción”, afirma Barbosa, “necesitamos que se apruebe el tipo de nave que se va a ocupar para dar luz a esta opción y sea más fácil para México”.

De no darse la posibilidad, entonces el Tri llegaría al aeropuerto de Sao Paulo y haría por tierra un camino de regreso con un promedio de 60 minutos.

La promesa del alcalde de Santos “es que desde hace más de un año nos preparamos para esto: no vamos a fallarle a nadie, mucho menos a los mexicanos”.

En las entrañas del estadio Urbino Caldeira, donde juega el Santos, hay una foto en blanco y negro de Pelé vestido de charro durante el mundial del 70. Desde ese tiempo existen lazos de unión por el futbol.

Anticiparon  a otros por la sede

Hace más de un año, México se decidió por la Ciudad de Santos como sede tras analizar un catálogo de centros de entrenamiento y hoteles que le otorgó la FIFA.

“No pagamos nada. Las instalaciones del Centro Rey Pelé nos fueron asignadas por FIFA y son las mejores que hay para estar concentrados”, comentó el director de Selecciones Nacionales, Héctor González Iñárritu

A pesar de ello, México tendrá que desplazarse en pesadas horas de vuelo porque, pase lo que pase, no saldrá de Santos hasta que acabe su participación mundialista.

“Se sacrificó un poco pero lo cierto es que es mejor. Si pasamos a la segunda fase no podremos mudarnos por todo el equipo de trabajo que llevamos. Preferimos volar una hora más que hacer un cambio. Santos nos ha abierto los brazos y estamos agradecidos. Nos sentiremos como en nuestra casa”, dijo Iñárritu.

La comitiva diplomática de Santos que estuvo en nuestro país cerró nexos de trabajo e intercambio estudiantil con el gobierno de Veracruz, encabezado por Javier Duarte, y la Universidad Nacional Autónoma de México.

Santos no será solamente la sede de México, sino también de Costa Rica que tendrá otras instalaciones, no las mejores, porque ésas las presumió la Femexfut, según comentó González Iñárritu.

“Desde hace más de un año visitamos esta sede y nos convenció: tiene todo. Antes del sorteo mundialista ya la teníamos amarrada, fuimos los primeros porque después de nosotros cayeron otras nueve peticiones, así que no es que hayamos pagado más u ofertado mejor sino que anticipamos tiempos.”

El Tri llegará a Santos el 7 de junio en donde se le tiene preparada una festiva recepción.