CIUDAD DE MÉXICO.- Decio de María, presidente de la Liga MX, se pronunció respecto a la intervención de la Procuraduría General de la República (PGR) en contra de la empresa Oceanografía, y aclaró que, por el momento, no se tiene pensado desafiliar al Querétaro ni al club Delfines del Carmen, ambos propiedad de la familia Yáñez Osuna.

“Esto no es caso nuevo; hace ocho, nueve años, el club Santos y el club León, el primero de Primera División y el segundo en la Liga de Ascenso fueron intervenidos por la PGR y entregados al Sistema de Administración y Enajenación de Bienes (SAE). Y en ese momento no se desafilió a Santos y León”, aclaró en conferencia de prensa realizada en las instalaciones de la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

El directivo aclaró que los jugadores tienen garantizado el pago de sus prestaciones por la fianza de cinco millones de dólares que depositó el club a la FMF.

Amado Yáñez Osuna, socio mayoritario de Oceanografía, es investigado por un fraude en contra de Banamex por más de 400 millones de dólares.

Yáñez: de las plataformas petroleras a las canchas

Querétaro no fue el primer club con el que se relacionó al empresario petrolero Amado Yáñez con el futbol profesional en México. Su andar comenzó con un proyecto de su esposa, Verónica González, llamado Delfines del Carmen y prosiguió con la compra del club Pumas Morelos.

El 29 de noviembre de 2012 el Club Universidad Nacional dio a conocer, vía un comunicado de prensa, que la empresa AMRH International Soccer, con sede en Ciudad del Carmen, Campeche, había adquirido su filial Pumas Morelos, del Ascenso MX.

En el inicio se mencionó que los exfutbolistas Jorge Campos y Claudio Suárez aportaron el capital, pero días después se empezó a comentar que Amado Yáñez, desconocido en el futbol profesional en ese entonces, era el inversionista.

Yáñez, no obstante, negó en un principio haber adquirido al equipo morelense, aunque sí admitió que había “una opción de compra”. Enfatizó que la cabeza era su esposa, quien para ese entonces ya presidía al equipo Delfines del Carmen, de la Segunda y Tercera divisiones. La idea era salvar a Pumas Morelos del descenso para trasladar la franquicia a la ciudad campechana para el Apertura 2013.

Sólo un mes después de la negociación del club de Morelos, empezó a comentarse en Querétaro que Yáñez estaba interesado en invertir en el club Gallos Blancos, aunque no hubo ninguna información oficial durante tres meses.

El equipo se empezó a reforzar para tratar de mantenerse en la Primera División. Fue hasta febrero de 2013 cuando Decio de María, presidente de la Liga MX, reconoció que había una negociación en proceso.

El empresario petrolero llegó a Querétaro por invitación de su amigo José Antonio Rico, fundador y ex presidente de Libertad Servicios Financieros. El contador público era el dueño de los Gallos junto con José Luis Alvarado. Ante la petición de que lo respaldara económicamente dio una respuesta afirmativa y fue él quien puso el dinero para que se hiciera de nueve jugadores en el mercado invernal. En marzo de 2013 se oficializó que había adquirido 50 por ciento de las acciones del club. La otra parte se la quedó Rico.

Pero los dos proyectos con los que se relacionó a Yáñez no dieron los resultados esperados, a pesar de inversión cercana a los 12 millones de dólares. Ante la posibilidad de que descendieran tanto Pumas Morelos como el Querétaro, vía el Grupo Delfines, empezó a negociar las adquisiciones del Neza, también del Ascenso MX, y de Jaguares, de la Primera División.

Al club mexiquense lo compró el 9 de mayo como campeón del Clausura 2013 y a Jaguares el 20 de mismo mes.

Una vez confirmado el descenso de los Gallos Blancos, se informó que Jaguares cambiaría de sede y se trasladarían al centro del país. “No se está haciendo nada que no esté reglamentado”, explicó De María.

En septiembre del año pasado, Yáñez llegó a sopesar la posibilidad de comprar al Alcorcón de la segunda división española, pero no lo hizo porque su grupo de abogados encontró múltiples problemas en una auditoría realizada.

Ahora, debido a los problemas en los que se encuentra inmiscuido, Yáñez analiza ya la posibilidad de vender a los Gallos Blancos y en este caso ya cuenta con una oferta formal de parte del empresario Ernesto Tinajero, dueño de la empresa Cablecom, en sociedad con Guillermo Cantú.

 

SHCP pide información sobre club Querétaro

La Secretaría de Hacienda y Crédito Pública (SHCP) solicitó de manera oficial información al gobierno de Querétaro relacionada con el equipo de futbol de Primera División Gallos Blancos y conocer los contratos que tienen con dueño Amado Yáñez Osuna.

El secretario de Gobierno del estado, Jorge López Portillo Tostado, dijo que estarán atentos a lo que les soliciten las autoridades que investigan a Gallos Blancos, pero hasta el momento los directivos no han solicitado apoyo.

Se informó que las finanzas del equipo se encuentran en aseguradas en tanto se clarifica el caso de Oceanografía.

Mientras tanto, los jugadores no han podido cobrar su salario por casi dos meses y han señalado que se mantienen en la esperanza de mantener buenos resultados.

Por su parte, el gobernador del estado José Calzada Rovirosa, dio a conocer que el pasado fin de semana sostuvo comunicación con el presidente de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut), Decio de María, para expresarle el interés que tiene el gobierno del estado y la afición queretana de seguir conservando al equipo en casa, independientemente de quién lo administre o quién sea el dueño.

Dijo que la información requerida por el SAT es respecto a los comodatos de las instalaciones que presta el Ejecutivo estatal par que el equipo de Gallos Blancos juegue y entrene, que en este caso es el Centro de Alto Rendimiento y el Estadio La Corregidora.

Dijo el mandatario estatal que ante las circunstancias judiciales que enfrenta el Club Querétaro, resulta mejor para el equipo que lo administre una entidad ajena a los actuales dueños.