LEÓN, 8 de marzo.- Sébastien Ogier cumplió su promesa y con un manejo fino y preciso superó al resto de los pilotos que encendieron las terracerías de Guanajuato, consolidándose como el rival a vencer en la tercera fecha del Campeonato Mundial de Rallies.

El piloto sacó el mayor provecho al Polo R WRC, con lo que dejó muy mal parados a los pilotos de Citroën, Ford y Hyundai, quienes al término de la jornada apenas han logrado acercarse a poco más de 26 segundos del campeón defensor.

Los reflectores se han centrado en los coequiperos de Ogier, para ver qué tanto provecho le sacaban al bólido campeón; sin embargo desde muy temprano el novato Andreas Mikkelsen cometía un error que le costaría el abandono, mientras que el líder del campeonato, Jari-Matti Latvala, no lograría ir más allá de la tercera posición.

Los poco más de 44 kilómetros de El Chocolate volvieron a ser el tramo más demandante, ya que aquí es donde los pilotos deben lograr la mayor concentración para no lastimar sus autos.

La apuesta de Citroën por Mads Ostberg finalmente reportó ganancias, pues a la mitad del día el auto galo lideraba, aunque poco le duró el gusto.

Hoy se esperan ocho tramos que acumularán 170.08 kilómetros, la mayoría de los equipos tienen la mirada puesta en el tramo de Otates, uno de los más largos de toda la temporada, con 53.69 kilómetros.