CIUDAD DE MÉXICO, 5 de marzo.- A partir del segundo tiempo del duelo contra Sudáfrica, la selección de Brasil, pentacampeona del mundo, lució su segundo uniforme.

Energía, movimiento, danza y la vida que los brasileños traen al futbol, son la inspiración de la nueva vestimenta.

El tradicional uniforme azul de visita cuenta con rayas tonales que celebran el orgullo nacional de Brasil a través de unos pequeños círculos geométricos y diamantes extraídos de la bandera brasileña. El degradado del color en las rayas se suma al estilo dinámico del uniforme.

El fondo azul también tiene otros significados. Es el reflejo de la belleza del océano en la costa de Brasil y la cultura del surf en el país.

El escudo en la playera es amplio, que mezcla un tejido de oro metálico para producir un efecto brillante y reluciente.

En el interior del jersey ofrece un diseño circular del diamante de la bandera brasileña, mismo que está rodeado con la frase:

Nascido para jogar futebol”

Nike trabajó con el aclamado diseñador brasileño Bruno Big para crear el banderín dentro de la parte posterior del cuello que muestra la Cruz del Sur, la constelación de estrellas en la bandera de la nación. Estas estrellas brillaron sobre Río de Janeiro, cuando la república brasileña se proclamó en 1889.

Los nombres y números en los dorsales y al frente de los shorts, tienen una fuente única inspirada en los carteles impresos a mano que se aprecian en las calles de todo Brasil.

El short es de color blanco, aunque en el duelo ante los sudafricanos fue azul. Las calcetas son azules.

ald