CIUDAD DE MÉXICO, 5 de marzo.- Con los ánimos renovados Benito Guerra vuelve a los caminos de Guanajuato a enfrentar la fecha mexicana del Campeonato Mundial de Rallies (WRC), a bordo de un auto del equipo M-Sport, con el que buscará superar el octavo lugar que logró en 2013 con Citroën.

El campeón del mundo de la categoría de producción, preestelar del WRC, en 2012, aseguró estar listo para afrontar este nuevo reto con un equipo diferente, de la mano de su inseparable copiloto Borja Rosada, con quien busca una otra oportunidad para llamar la atención de patrocinadores para lograr participar una temporada completa dentro de la máxima categoría del rallismo.

“Un excelente resultado será estar dentro de los seis primeros. Sabemos que hasta cierto punto somos rápidos, pero sin maltratar el coche. Creo que hay que ser un piloto con más técnica y que somos capaces de encontrar el equilibrio entre velocidad y prudencia”, comentó Guerra.

La fecha de León es una gran cita para el mexicano pues esta es la octava ocasión que compite en los caminos de Guanajuato con recuerdos de exitosas participaciones. En 2011 le ganó etapas a los campeones de su categoría como Armindo Araujo, además, de obtener su primer victoria; en 2012 fue parte del calendario de la temporada en que se coronó en producción y en 2013 rompió el récord de 45 metros en el salto del tramo de Derramadero, a bordo de un auto francés.

“Un punto importante va a ser no cometer errores, quiero ser rápido y constante y, sobre todo, quiero llamar la atención de los ojos que están en este campeonato para estar en un futuro como piloto oficial en una de las escuderías que forman el campeonato WRC”, aseguró el piloto mexiquense, de 28 años.

Después de un 2013 con poca actividad, Guerra desea demostrar la madurez que ha adquirido durante su trayectoria y su capacidad para ser veloz e, incluso, tener un manejo agresivo para cumplir sus objetivos, obviamente sin maltratar su vehículo.

La sombra de la falta de patrocinios, que lo mantiene lejos de completar una temporada, continúa este 2014, aunque él mira el lado positivo: “cuando corres con una presión económica aprendes a cuidar más el carro y muchos rallies se ganan así, como el de Argentina y Grecia”, explicó.

Mientras sus anhelos se concretan, Guerra participará nuevamente en el Campeonato de Rallies de España, del que ya fue campeón en 2010.

“Volveré a buscar un título con el equipo RMC en el campeonato de España. Quiero hacer kilómetros, porque en 2012 sólo hice dos carreras. Independientemente de lo que pase en el Mundial, estar seguro de que seguiré compitiendo me alegra muchísimo”, concluyó.