ACAPULCO, Gro., 25 de febrero.- Los mexicanos César el “Tiburón” Ramírez y Miguel Ángel Reyes Varela superaron ayer la primera ronda para colocarse por encima del australiano Marinko Matosevic y el canadiense Vasek Pospisil por doble 6-4, en el Abierto Mexicano de Tenis.

Los dos jugadores que entraron al cuadro principal por “wild card” supieron responder en la cancha al favoritismo del público y, aunque, el juego no fue fácil lograron puntos importantes en el momento preciso.

De manera que en el primer “game” ya dejaban ver la seguridad con la que llegaban al quebrar el servicio rival.

Reyes Varela sacó el cuarto punto con una derecha potente y segura que resultó inalcanzable para el jugador teutón y, así, poco a poco se empezaron a crecer los jugadores aztecas con tiros más difíciles y cerrados.

Sería de nuevo el bicampeón nacional, quien sacaría el primer set cuando venían abajo en los puntos, pero la derecha de nuevo le respondió a la perfección para ganar 6-4, Matosevic y Pospisil sintieron la presión y dejaron demasiadas pelotas en la red.

La segunda manga fue prácticamente una copia del primero, Ramírez y Reyes Varela quebraron el primer “game”, pero en el octavo estuvieron a punto de que les rompieran el servicio con un doble match point en contra, sin embargo, lo resolvieron bien con jugadas de estrategia para salvar el punto.

Reyes Varela puso gracias a su saque 5-3 y en su siguiente oportunidad para cerrar en 6-4.

Con esto avanzaron a la segunda ronda, donde enfrentarán al ganador del juego entre el mexicano Santiago González y el estadunidense Scott Lipsky y, a su vez, jugarán contra el holandés Jean Julien Rojer y el rumano Horia Tecau.

A Tigre Hank no le alcanza la sorpresa

A pesar de no haber podido concretar la hazaña de superar la primera ronda, el mexicano Tigre Hank sorprendió en Acapulco al poder jugarle al tú por tú al estadounidense Sam Querrey, quien está a casi 600 lugares de diferencia en el ranking de la ATP.

El Abierto Mexicano de Tenis despidió al tijuanense, 646 ATP, reconociendo su gran labor en la cancha del Estadio Central tras ganar el primer set en tie break, haciendo honor a su nombre sacó la garra y coraje con un 7-6 (7/5) en casi una hora que duro esa manga.

Sin embargo, Hank empezó a mostrar estragos por el desgaste físico, si bien contaba con un saque que le daba para sumar puntos, no era tan fiable y muchas veces erró el primer servicio; Querrey inicio confiado trató de centrarse en su juego y comenzó a meterle más velocidad a la pelota.

En el segundo set se lo llevó 6-4 y para el tercero Tigre Hank no pudo seguir en el mismo paso, rescató tres games, pero definitivamente le faltaron piernas para responder el peloteo del número 56 del mundo al caer 6-3, pero aun así su debut fue despedido entre palmas por un público que le agradeció el esfuerzo mostrado en su debut.

ald