CIUDAD DE MÉXICO, 25 de febrero.- La petición del Grupo Pachuca para que se castigue a aficionados que utilizan expresiones racistas en contra de los jugadores llevó a la Federación Mexicana de Futbol (FMF) a implantar un protocolo que tiene como fin que desaparezcan los actos discriminatorios en los distintos estadios del futbol nacional.

En la tarde de ayer, la comisión disciplinaria del mencionado organismo dio a conocer un documento en el cual se detallan tres pasos a seguir en caso de que se presenten actos discriminatorios en los partidos de la Copa MX, la Liga MX y el Ascenso MX. Dicho protocolo está avalado por la Concacaf y la FIFA y entrará en vigor este martes.

4 jugadores han sido objeto de actos racistas en el torneo

En la primera fase está señalado que “si un árbitro se percata de alguna conducta racista, o es informado de la misma por un comisario de juego, y/o comportamientos discriminatorios como lo son cantos raciales, insultos, gritos, letreros, banderas, y si en su opinión, los comportamientos son sumamente graves e intensos, parará el partido. Mediante un anuncio por el sonido local se les solicitará a los aficionados que cese el comportamiento inmediatamente”.

En caso de que las conductas continúen, a pesar del anuncio, entrará la fase dos: “el árbitro podrá suspender el juego por un periodo razonable, de cinco a 10 minutos, y dirigir a los equipos de regreso a sus vestuarios. El comisario de juego, a través de un cuarto oficial, ayudará al árbitro a determinar si la conducta racista cesó”. Se avisará en el sonido local que el partido puede ser suspendido.

Finalmente, si las advertencias no fueron tomadas en cuenta, el árbitro procederá a la fase tres, en la que puede detener el partido de manera definitiva.

Cuando los incidentes racistas graves se encuentren en la tercera etapa: suspensión para el desalojo del estadio y un partido ya iniciado sea suspendido por las razones antes expuestas, se deberá desalojar el estadio en su totalidad. Una vez desalojado deberá completarse el juego. Éste se efectuará en las mismas condiciones en que se encontraban los clubes en el momento de la suspensión (minutos jugados, goles, expulsiones, cambios, alineaciones, amonestaciones)”, se lee.

En caso de que el encuentro no se pueda reanudar, la Liga MX dirá dónde y cuándo se disputarán los minutos restantes.

“En dicho supuesto, ambos clubes podrán cambiar a sus jugadores, respetando siempre el mismo número que tenían al momento de la suspensión”.

3 puntos perderían los clubes que tengan actos racistas en sus estadios

El domingo pasado, el Grupo Pachuca había anunciado que un grupo de aficionados del Atlante no ingresarán a sus estadios “por tiempo indefinido”, por burlas a los jugadores Enner Valencia y Walter Ayoví.

Hace un par de semanas el club hidalguense pidió se castigara a las barras del Club Universidad por supuestos insultos a Eisner Loboa y Franco Arizala, ambos jugadores del León, en una queja que no procedió, debido a que no tuvo evidencias suficientes que sustentaran su acusación.

ald