CIUDAD DE MÉXICO, 15 de febrero.- En un partido lleno de emociones, Cruz Azul se lleva los tres puntos gracias a una genialidad de Marco Fabián en el último minuto, ante un equipo de Puebla que dejó ir una clara oportunidad de gol y a quien le invalidaron un tanto legítimo en los primeros minutos del encuentro en el Estadio Azul.

Con una media vuelta y bombeando el balón a Jorge Villalpando, “Marquito” le dio el triunfo a su escuadra ante los poblanos que tuvieron la oportunidad de romper el cero con una jugada que Noriega dejó ir frente al arco de Corona al no poder rematar.

Cruz Azul sigue como líder y mantiene su racha invicta. Por su parte Puebla se queda con 12 unidades y deberá derrotar al Atlante para no complicarse la permanencia en Primera División, en un encuentro clave entre equipos inmersos en problemas de descenso.

A los dos minutos de juego, Puebla ya había centrado en dos ocasiones al área celeste, pero fue el segundo el que llegó a donde se encontraba “El Chavo” Alustiza, que con un testarazo mandó el balón al fondo del arco de Corona. Los poblanos ya festejaban cuando el silbante se apoyó en su auxiliar, José Luis Camargo, quien levantó la bandera y señaló un inexistente fuera de lugar.

La jugada era brava, pero el jugador poblano estaba habilitado por Fausto Pinto y Amaranto Peréa, por lo que el gol debió haber sido válido para la causa visitante.

Cruz Azul captó el mensaje y poco a poco se fue acomodando en el terreno de juego; comenzó a circular el esférico aunque sin mucha profundidad.

Joao Rojas comenzaba a hacerse notar y fue en el minuto 11 cuando en una juagada ofensiva de los celestes el ecuatoriano fue bajado por un defensor poblano.

En el cobró de falta, el balón es enviado al corazón del área y el “Tanque” Pavone rozó el balón para marcar el primer tanto de la Máquina, sin embargo el silbante marcó una clara posición adelantada del argentino. Ahora fueron los aficionados cementeros los que ahogaron el grito de gol.

Dos minutos después, al 13’, Joao Rojas mandó un centro desde la pradera derecha para Marco Fabián que iba entrando al área, pero Oscar Rojas envió ese servicio a tiro de esquina, cabeceando peligrosamente en dirección a su portería.

El encuentro perdió velocidad y dinamismo. Ambas escuadras se dedicaron a circular la bola y en algunas ocasiones llegaban al área rival pero sin ser peligrosos.

Cruz Azul desaprovechaba descolgadas con pases errados en el momento definitivo, además tuvo varios tiros de esquina a su favor pero no pudo concretar ninguno de ellos.

La primera parte terminó con un empate sin goles que pudo irse a favor de los camoteros, pero el silbante ya era factor en el encuentro.

En la parte complementaria, se vio a un Puebla decidido a concretar la anotación, pero enfrente estaba el súper líder que podía sacar un gol de la “chistera” en cualquier momento.

Al 47’, Puebla provocó varios rebotes en el área de Cruz Azul, pero nadie logró empujar la de gajos a las redes celestes.

Tan sólo un minuto después, al 48, Puebla tuvo otra opción de gol pero la dejaba ir de manera increíble. En un contragolpe poblano por el sector izquierdo, el centro desde este lado deja sólo al capitán Noriega, pero atacó mal esa pelota, con el pie equivocado y ni siquiera pudo impactar ese servicio, abanicando y dejando ir una clara oportunidad de romper el cero a favor de su equipo.

Cruz Azul entendió que debía atacar para evitar esas sorpresas y de manera paulatina se empezaba a hacer del esférico. Al 65’, Marco Fabián recibió de gran manera un servicio en el corazón del área, hizo una recepción dirigida y quedo mano a mano con Villalpando, pero el arquero visitante le ganó en la carrera quedándose con la de gajos en las manos.

Llegaba el minuto 70’ y Joao Rojas disparo ante la salida del guardameta camotero, pero el defensa Carlos Chávez hacía una salvada milagrosa, desviando con la cabeza ese disparo que parecía meterse a la cabaña de la escuadra visitante. Se salvaba Puebla una vez más.

Ahora fue el turno de la Franja de desaprovechar sus contragolpes y, aunque disparó a puerta en distintas ocasiones, Corona neutralizaba esos disparos con facilidad.

Al 90’, el árbitro decidió agregar tres minutos y cuando el reloj marcaba el minuto 92, Marco Fabián recibe de espaldas a la portería y con una magistral media vuelta, bombeando el balón, techó a Villalpando que veía como ese disparo se incrustaba en el ángulo superior derecho de su arco, concretandose el gol que firmaba la derrota poblana y la continuidad de la Máquina en el liderato general.

Al final del encuentro, Rubén Omar Romano fue a reclamar al silbante algunas de sus decisiones, pues aunque la directiva lo ha negado, puede ser que el técnico argentino esté viviendo sus últimos momentos como estratega camotero.

fdr