SOCHI, 14 de febrero.- Estados Unidos monopolizó un podio con tres esquiadores en la nueva prueba de slopestyle. Alemania sigue despegándose en la cima del cuadro de medallas. Y la “primavera” de Sochi tiene a más de uno compitiendo en las montañas sin usar mangas debido a que se registran atípicas temperaturas de 15 grados centígrados.

Así transcurrió la jornada de ayer en las olimpiadas invernales en las que, asimismo, Rusia y Estados Unidos (dos de los grandes favoritos) debutaron con victorias en el torneo de hockey masculino y dejaron servida la mesa para su cita de este sábado. Con seis goles en el segundo periodo Estados Unidos despachó 7-1 a Eslovaquia, y Rusia pasó más apuros al vencer 5-2 a Eslovenia.

“Comenzamos bien, tomamos la ventaja y después nos relajamos”, dijo Alex Ovechkin, el vigente Jugador Más Valioso de la NHL.

Conquistar el oro en hockey es una tarea obligada para el equipo ruso quizás con la misma intensidad que lo fue para Canadá hace cuatro años cuando se alzó con el título en Vancouver.

Inclusive en la rueda de prensa posterior al partido los periodistas asediaron al entrenador Zinetula Bilyaletdinov al señalarle que el resultado dejó mucho que desear. Uno llegó a decirle que sería una “sentencia de muerte” mantener como titular al arquero Semyon Varlamov.

Mientras tanto, Estados Unidos sigue destacándose con sus esquiadores en deportes extremos. Joss Christensen, en una exhibición magistral, lideró un 1-2-3 en el slopestyle, la tercera ocasión en que los estadunidenses copan un podio en una justa invernal.

La de Christensen fue la cuarta presea dorada de Estados Unidos en Sochi todas conquistadas en el Extreme Park de la estación de Rosa Khutor. Gus Kenworthy y Nick Goepper se llevaron plata y bronce respectivamente.

“Estoy extasiado”, dijo Christensen. “Es tremendo... acá estoy (en el podio) junto a mis amigos.”

La barrida fue la tercera de Estados Unidos en la historia de los juegos emulando a los hombres en el patinaje artístico (1956) y los hombres del halfpipe de snowboard (2002).

Alemania ratificó su supremacía en el luge al conquistar el primer título que se reparte en la prueba de relevos mixtos por delante de Rusia y Letonia. Alemania acumula 31 oros en esa disciplina en la que sus participantes se encaraman sobre un pequeño trineo para lanzarse boca arriba y con los pies por delante en un canal de hielo.

Dirimidas 38 pruebas los alemanes encabezan el cuadro de medallas con siete preseas doradas, con Canadá, Noruega, Holanda y Estados Unidos detrás todos con cuatro oros.

Y en lo que respecta al clima tibio en Sochi, éste no constituye por ahora una “amenaza seria” para los Juegos, dijo el presidente del COI, Thomas Bach.

Los organizadores de Sochi almacenaron copiosas cantidades de nieve del invierno pasado, pero Bach no cree que sea necesario recurrir a esto.