CIUDAD DE MÉXICO, 9 de febrero.- Aldo De Nigris anotó un gol en el minuto cuatro del encuentro y eso le bastó al Guadalajara para romper una larga racha de partidos sin triunfos como visitante, que se extendió durante un año, al imponerse 1-0 al Puebla.

Su equipo no fue espectacular, le costó alcanzar un buen rendimiento, pero al menos ganó y eso le sirve para desahogar la presión que acumuló en las anteriores tres jornadas.

Fue el segundo tanto de De Nigris de la temporada y gracias a él Chivas ganó como visitante por primera vez desde el 9 de febrero del año pasado, cuando vencieron al Monterrey en el estadio Tecnológico. Desde ese partido, el Rebaño sumó 17 encuentros sin saborear una victoria fuera de su terruño.

Chivas tomó ventaja en los primeros minutos cuando Omar Bravo mandó un centro por izquierda hacia el corazón del área donde De Nigris aprovechó la mala marcación de la zaga local y conectó un remate de cabeza que entró pegado a la base del poste de la portería de Jorge Villalpando, quien se lanzó correctamente pero no alcanzó a desviar.

Tras la anotación, el partido cayó en un bache y ningún equipo fue capaz de generar peligro hasta los 43 minutos cuando Alberto Medina conectó un remate de pierna derecha que fue desviado con apuros por el portero José Antonio Rodríguez.

Al final, la jugada del Venado Medina sería la única opción grande de La Franja, que ya no encontró la forma de plantarse con seriedad frente a la portería rojiblanca. De nada sirvió que José Luis Real alineara a tres delanteros fijos, de los llamados nueve: Aldo de Nigris, Rafael Márquez Lugo y Omar Bravo.

En la segunda parte, ninguno de los dos equipos logró desarrollar un buen futbol, aunque el plantel visitante fue el que demostró más deseos de quedarse con las tres unidades. Se replegó en su zona a la espera de un error poblano, que le hiciera aumentar su ventaja.

De Nigris tuvo la opción de marcar su segundo tanto en una acción individual que se suscitó en el minuto 58. Con un riflazo cruzado puso a sudar a Jorge Villalpando, quien vio, inerme, cómo el balón se paseó por un lado de la portería que defendía.

Aunque intentó cambiar el trayecto del partido con los ingresos de Francisco Torres, Saúl Villalobos y Juan Carlos Cacho,  el técnico Rubén Omar Romano no logró encontrar una solución a los problemas de su plantel. Puebla no tiene forma ni estilo, pero tampoco calidad suficiente para competir en el Clausura 2014. Gracias a eso las Chivas volvieron a ganar como visitantes.