NUEVA YORK,  7 de febrero.- Parece que la novela de Alex Rodríguez podría llegar a su final, después de que aceptó la suspensión por toda la temporada del 2014 que le impuso Grandes Ligas, la cual se ha convertido en la más larga en la historia del deporte respecto al uso de drogas para el mejoramiento del rendimiento.

La decisión fue tomada cerca de cuatro semanas después de que el juez Fredric Horowitz presentó un fallo que, en su mayoría, ratificó el castigo emitido al tercera base de los Yanquis de Nueva York a mediados del año pasado por el comisionado de las ligas mayores Bud Selig.

A partir del 5 de agosto, “A-Rod” fue suspendido 211 partidos por violar el programa antidopaje y el convenio laboral del béisbol. Horowitz disminuyó la sanción el 11 de enero dejándolo en 162 partidos de suspensión, más toda la postemporada de 2014.

Rodríguez ha proclamado su inocencia en varias ocasiones, además de demandar a Grandes Ligas y el sindicato de peloteros en un tribunal federal en su intento por revocar el castigo.

Tan sólo 27 días después de la decisión de Horowitz y con el inicio del campamento de primavera a una semana de iniciar, el tres veces elegido al Juego de Estrellas retiró las demandas y una medida previa presentada en otoño pasado contra Grandes Ligas y Selig, donde los acusaba de estar en una "cacería de brujas" en su contra.

Grandes Ligas emitió un comunicado donde señala que la decisión de poner fin al litigio es "prudente" por parte del jugador.

"Creemos que las acciones del señor Rodríguez muestran su deseo de regresar a enfocarse en jugar nuestro gran deporte en el campo y en todos los atributos y actos positivos de sus compañeros jugadores en las mayores", señaló Grandes Ligas. "Nosotros compartimos ese deseo".

Muchos de los peloteros de la Liga han presentado su molestia con Rodríguez por la demanda que impuso a su propio sindicato en un intento por evitar la suspensión.

"Alex Rodríguez ha hecho lo correcto al retirar su demanda", comentó el sindicato a través de un comunicado. "Su decisión de seguir adelante es del mejor interés de todos".

A fin de cuentas, con la aceptación del castigo, el tercera base de los Yanquis estará inactivo durante una temporada completa y sin asistir a los campos de entrenamiento de la franquicia.

fdr