CIUDAD DE MÉXICO, 7 de febrero.-  Aunque no es una nación en la que las disciplinas de este tipo sean parte fundamental en el esquema deportivo, México sí ha tenido asistencia en los Juegos Olímpicos de Invierno, la primera incursión en 1928 en St. Moritz, Suiza, con cinco competidores.

Esos atletas que formaron el equipo de bobsleigh fueron los primeros en hacer historia en un país en el cual, debido a las condiciones climáticas, es imposible hacer deportes de invierno.

La segunda asistencia fue en Sarajevo 1984, con el alpinista Hubertus Von Hohenlohe, quien participó en las tres pruebas de la especialidad.

La tercera, más numerosa, fue en Calgary 1988, en donde se acudió con 11 atletas y desde luego la segunda participación de Hubertus, quien marcó historia al acudir por segunda vez de manera consecutiva.

Las pruebas en que participaron los mexicanos fue en bobsleigh, con la familia Roberto Tamez, Jorge Tamez, José Tamez y Luis Tamez.

Además, el patinaje artístico tuvo su primera asistencia con Ricardo Olavarrieta y Diana Encinas, mientras que el actual jefe de misión a Sochi 2014, Carlos Pruneda, compitió en ski.

Albertville 1992 marcó a Von Hohenlohe, ya que lideró al equipo por tercera ocasión. México acudió con 21 elementos, entre ellos la patinadora Mayda Navarro, así como Verónica Ampudia y Samantha Teuscher, quienes fueron las primeras mujeres en participar en slalom y slalom gigante.

Para Lillehammer 1994, Von Hohenlohe apareció en la delegación mexicana como el único competidor, mientras que en Salt Lake City 2002 México fue representado con Roberto Louderdale y Roberto Tames en bosbleigh, y en skeleton por Luis Carrasco.

Para Vancouver 2010, Hubertus cumplió su quinta asistencia olímpica y ahora en Sochi 2014 lo hace por sexta vez, la que al parecer será su despedida.

 

mef