CIUDAD DE MÉXICO, 6 de febrero.- La salida médica con la que subió al ring el pasado sábado el boxeador Óscar Fantasma González presentó irregularidades.

Óscar, que perdiera la vida el pasado lunes luego del combate ante Jesús Galicia, marcó en su historial médico, documento en poder de Excélsior, que su salida médica llegaría de Guasave, Sinaloa, y finalmente se entregó una proveniente de Tijuana.

Según el doctor de la Comisión del Distrito Federal, Esteban Martos, el Fantasma no entregó su salida médica el viernes, día del pesaje, y fue hasta el sábado cuando presentó el documento firmado por la Comisión de Box de Tijuana por el doctor Ernesto Franco, encargado de los servicios médicos de este organismo, que es donde Óscar residió los últimos años y con eso pudo subir a la pelea.

Excélsior habló con Alfonso Fonseca, comisionado de Guasave, que señaló que días atrás los representantes del Fantasma lo buscaron para solicitarle un alta médica de su comisión.

“Nos solicitaron ayuda (sus representantes), les dijimos que sí, nos pidieron que les diéramos un alta de acá, pero nunca nos lo trajeron, y ya no supimos que pasó”, señaló el comisionado.

Por su parte, Ernesto Franco, jefe de los Servicios Médicos de la Comisión de Tijuana, confirmó que Óscar tuvo su salida correcta, donde fue checado y no tenía nada que advirtiera la desgracia y que ignora por qué el documento no llegó a tiempo.

“Se hace (para la alta médica) una biometría hemática, un examen general de orina y su examen neurológico, y él hasta la última vez que lo checamos salió bien”, dijo.

ald