CONNECTICUT, 5 de febrero.- El ex abridor estelar y actual analista televisivo Curt Schilling reveló el miércoles que libra una lucha contra el cáncer.

Schilling, de 47 años y que pasó 20 temporadas en Grandes Ligas antes de retirarse en 2009, divulgó la noticia en un comunicado a través del grupo ESPN con sede en Bristol, para el que trabaja como comentarista. El documento no indica el tipo de cáncer que Schilling presenta, cuándo fue diagnosticado y cuál sería su pronóstico.

"Con mi equipo médico increíblemente talentoso estoy listo para tratar de ganar otro duelo importante", dijo el ex pelotero. "He sido muy bendecido y me siento agradecido por lo que Dios ha permitido que mi familia tenga y experimente, y yo aceptaré esta pelea tal como el resto de ellos, con fe firme y de frente".

El vocero de ESPN Mike Soltys dijo que Schilling se ausentará de su trabajo con permiso. Recientemente firmó una extensión multianual de contrato con la cadena, y se esperaba que formara parte del equipo de transmisión del programa "Sunday Night Baseball" y que contribuyera a la cobertura en el estudio de la cadena, incluyendo el campamento de pretemporada, de acuerdo con Soltys.

"Estamos con Curt y su familia durante este desafiante periodo", señaló la cadena en un comunicado. "Sus compañeros en ESPN le desean que no pierda la fuerza en su combate contra el cáncer; estamos ansiosos por tenerlo de regreso a nuestra cobertura de béisbol cuando esté listo".

Schilling jugó para cinco equipos durante su carrera en Grandes Ligas. Ganó tres Series Mundiales, con los Diamondbacks de Arizona (2001) y los Medias Rojas de Boston (2004 y 2007), compartiendo el premio al jugador Más Valioso del Clásico de Otoño con su compañero Randy Johnson en 2001.

El abridor derecho ganó 216 partidos y ponchó a 3.116 bateadores durante su carrera, pero tal vez sea más conocido por lanzar en la Serie de Campeonato de la Liga Americana y la Serie Mundial de 2004 tras recibir puntos de sutura por una lesión de tobillo. Su calceta manchada de sangre fue luego colocada para su exhibición en el Salón de la Fama en Cooperstown.

Schilling ha sido noticia recientemente tras el fracaso de 38 Studios, una compañía de videojuegos de la que era propietario en Rhode Island, con la ayuda de un préstamo estatal de 75 millones de dólares. La compañía se declaró en bancarrota el año pasado, dejando a los contribuyentes de Rhode Island en el apuro de pagar decenas de millones de dólares.

Schilling dijo que invirtió y perdió hasta 50 millones de dólares.

Esta no es la primera vez que el ex lanzador y su familia han enfrentado problemas de salud. Schilling reveló recientemente que sufrió un infarto cardiaco en noviembre de 2011. Su esposa, Shonda, logró vencer en 2001 melanoma, una variedad de cáncer de piel.

Su hija, Gabby, pidió el miércoles a través de su cuenta en Twitter que la gente ore por su padre.

"Así que ya se difundió, si alguien podría simplemente tener presente a mi papá y mi familia en sus oraciones eso significaría mucho", escribió la hija del ex pelotero.

cmb