CIUDAD DE MÉXICO, 3 de febrero.- Federico Pizarro ratificó que es un torero maduro y con un par de destacadas faenas le puso sabor a la décimo séptima corrida de la Temporada Grande en la Plaza México.

Pizarro cortó una oreja y dio una vuelta al ruedo, con lo que se quedó muy cerca de salir por la puerta grande.

El éxito del mexicano se basó en una gran faena por el pitón derecho, lo que le permitió sacar trofeo, a pesar de un toro con poco fondo.

En contraparte, Pizarro empeló con acertividad y temple la muleta para lograr transmitir elegancia al tendido.

Con el cuarto, de nuevo paseó al toro con gusto y elegancia, transmitió de nuevo al público; pero perdió el trofeo a la hora de usar la espada.

A Jerónimo, quien tuvo una buena faena con el primer toro de la tarde, le faltó regularidad; y Pedro Gutiérrez El Capea, que tuvo una faena voluntariosa con el tercero de la tarde y primero de su turno, se fue en blanco ante desiguales toros de Santa Barbara.

El miércoles 5 de febrero, en la corrida de aniversario de la Plaza México estarán Pablo Hermoso de Mendoza y los mexicanos Joselito Adame, quien ha triunfado en todas las tardes que se ha presentado esta temporada, y Octavio García El Payo, con toros de Fernando de la Mora.

El domingo será el turno de Eulalio López Zotoluco, Alejandro Talavante y Juan Pablo Sánchez.