CIUDAD DE MÉXICO, 28 de enero.- El papá de Richard Sherman, uno de los hombres del momento del Super Bowl XLVIII, prefiere seguir con su rutina y no apegarse al estrellato de su hijo. El padre aún se despierta a las 3:45 de la mañana para conducir un camión de basura.

Kevin Sherman no renuncia a su trabajo ahora que su hijo disputará el Super Bowl con los Halcones Marinos de Seattle.

A lo largo de 26 años, el padre del jugador ha trabajado en el departamento de limpieza de Los Ángeles. Se despierta a las 3:45 de la mañana e incluso, trabaja en vacaciones, debido al tiempo extra.

"La gente dice ‘Deje que su hijo se ocupe de ti’. Sí, pero tengo un par de años que quedan hasta que me jubile. ¿Por qué iba a estropear mi propia jubilación? ¿Por qué mi hijo tiene que pagar todo? Tengo un plan médico que me va a cubrir. ¿Por qué mi hijo tiene que pagar mis cuentas médicas? Eso no tiene sentido para mí", dijo Kevin Sherman de 50 años.

Para el cornerback de Seattle, el trabajo duro que ha visto en su padre lo ha inspirado para llevarlo a dónde se encuentra actualmente.

Kevin Sherman perdió su ojo derecho cuando tenía 14 años, debido a una explosión.

Su mamá trabaja con niños discapacitados de la ciudad.

Con información de Los Angeles Times.