CIUDAD DE MÉXICO, 26 de enero.- El América de Antonio Mohamed cada vez se parece más al que tuvo Miguel Herrera: semana a semana juega mejor, su futbol es más constante y sus jugadores, como Luis Gabriel Rey, que marcó un doblete, están en mejor forma. Anoche, a pesar de que Atlas abrió el marcador, logró un triunfo de 2-1 que lo coloca a un punto del líder Cruz Azul. 

El equipo de Tomás Boy, en cambio, ha encontrado en el Clausura una losa con la cual no ha podido lidiar. No gana, apenas tiene una cosecha de una unidad, y eso lo ha llevado a inquietarse aún más por el tema porcentual. Si hoy gana el Atlante la distancia entre ambos clubes sólo será de dos unidades, cuando  en el inicio del torneo eran ocho. Demostró que no tiene plantel para luchar con clubes mejor armados.

La baja de Raúl Jiménez, por lesión, le abrió la posibilidad a Luis Ángel Mendoza de iniciar ante los rojinegros y eso en vez de resultar contraproducente ayudó a que las Águilas se desempeñaran mejor.

Inspirado, Mendoza se asoció de buena manera con Rubens Sambueza para tirar del equipo azulcrema, aunque su buena labor no resultó fructífera.  Jesús Molina, con un testarazo que se fue desviado, a pesar de que estaba solo dentro del área, tras un centro preciso de Juan Carlos Medina,  y Mendoza, con un zurdazo que rozó el poste derecho del arco de Federico Vilar, tuvieron las más claras para los visitantes. Tomás Boy y su gente agradecieron su mal tino. 

Atlas, que hizo poco para merecer otro resultado, tomó la ventaja en una jugada fortuita y de manera inmerecida. En el minuto 41, Paul Aguilar no alcanzó a despejar de manera correcta y dejó el balón en los pies de Óscar Razo para que sirviera el pase de gol. El lateral le puso un bombón a Rodrigo Millar, directo a la testa, y éste no perdonó con un remate sólido.

Sin embargo, el plantel de Boy no tiene la potencia necesaria para maniatar a un rival superior y cedió en la segunda parte ante el constante agobio. Nada pudo hacer para evitarlo. Pasó 45 minutos detrás del esférico. 

En lo que fue una calca del rol de los Zorros, en el 57’, Sambueza mandó un centro medido a Luis Gabriel Rey desde la banda izquierda para igualar el marcador. El remate también se dio con la testa por el centro del área.

Con el rival desconcertado, el club capitalino se lanzó al ataque con la idea de hacerse de las tres unidades. Después de tanto insistir, logró el gol con una genialidad de Sambueza en el minuto 80. El zurdo arrastró el balón al borde del área, esperó a que Rey saliera del fuera de lugar y en el momento definitivo le dio el cuero para que lo cruzara y pusiera el 1-2. El equipo rojinegro, desdibujado, ya no tuvo reacción.