CIUDAD DE MÉXICO, 11 de enero.- El armador Michael Carter-Williams encabeza a los mejores novatos luego de que se ha convertido en el referente de los Sixers; en contraste, Anthony Benett, la primera selección del pasado draft, ha tenido uno de los peores desempeños en la historia para un jugador de primer año en la NBA.

Carter-Williams ha sido la pieza con la que Filadelfia ha evitado una temporada catastrófica, luego de que los especialistas proyectaron que apenas ganarían 16 partidos en la fase regular.

El peso del armador de 22 años de edad se aquilata cuando los Sixers han ganado 11 de sus 12 triunfos en lo que va de la campaña con él en la duela. Cuando su novato, la selección 11 del pasado reclutamiento, no ha estado han perdido diez de sus 23 encuentros.

Williams lidera los promedios de puntos (17.2), rebotes (5.7) y asistencias (7.2) entre los jugadores de primera temporada, lo que lo impulsa a ser contendiente al premio de Novato del Año en la Conferencia Este, más allá de que los Sixers son un cuadro con escasas opciones de trascender.

El brillo de lo que Carter-Williams podría ser para los Sixers tuvo una muestra en el primer juego de campaña cuando vencieron al bicampeón Heat con un aporte de 22 puntos, 12 asistencias, nueve robos de balón y siete rebotes del ex armador de la Universidad de Syracuse.

Victor Oladipo, con el Magic, es quien más cerca está de disputar con Carter-Williams el reconocimiento a Novato del Año.

Oladipo tuvo una noche de ensueño el 3 de diciembre cuando logró un triple doble estadístico (26 puntos, diez rebotes y diez asistencias) en la derrota que tuvo el Magic 126-125 ante los Sixers, en un duelo en el que por primera ocasión dos novatos registraron un triple doble luego de que Carter Williams finalizó con 27 puntos, 12 rebotes y diez asistencias.

En la Conferencia Oeste el armador Trey Burke sobresale con el Jazz, que está viviendo su peor campaña en porcentaje de victorias (.324) desde 2004-2005 (.317).

Burke es el segundo mejor novato en puntos (13.2) y asistencias (5.2). Apenas ha jugado 25 partidos luego de que en la pretemporada sufrió la fractura del índice derecho, pero su impacto ha sido significativo para el Jazz, que de sus 12 victorias, 11 han sido con su novato en la duela.

La pesadilla para Bennett

Los Cavaliers sorprendieron en el draft al tomar con la más alta selección al delantero canadiense Anthony Bennett, quien dejó a la Universidad de Nevada para arrancar su andar en la NBA.

A Bennett la suerte le sonrió al poder firmar un contrato de más de 16 millones de dólares por tres campañas al ser la más alta selección del draft. El acuerdo, que tiene un monto garantizado de 10.8 millones de dólares, podría crecer a 30 millones si el equipo hace en 2016 efectiva una opción para renovarlo por 13 millones.

Para el canadiense su incursión en la liga ha sido una pesadilla. En sus primeros cuatro partidos se fue en blanco en puntos tras fallar ocho intentos que hizo y a estas alturas del año sus promedios apenas son de 2.6 puntos, y 2.1 asistencias.

Los Cavaliers apostaron por Bennett, su tercera primera selección global desde que tomaron a LeBron James en 2003 y Kyrie Irving en 2011, para ser parte del esquema que los llevara a pelear por estar en la postemporada por primera vez desde 2010.

Bennett ha sido parte de una campaña decepcionante de los Cavaliers, que marchan con una pobre marca de 12-23, alejados, otro año más, por recuperar la importancia que alcanzaron en la era de LeBron James.