MELBOURNE, Australia, 8 de enero.- Hubo una vez que la mera presencia de Rod Laver en la cancha principal del Melbourne Park hizo que Roger Federer rompiera en llanto.

El miércoles, en un acto benéfico con el nombre de "Una noche con Roger Federer y amigos", el campeón de 17 torneos de Grand Slam pudo vivir la experiencia de pelotear contra el tenista que dos veces ganó las cuatro grandes citas en un mismo año.

Laver, de 75 años, entró a la cancha que lleva su nombre en pantalones cortos y un chaleco, para jugar contra Federer, quien se prepara para disputar el Abierto de Australia que arranca el próximo lunes.

Laver exhibió buenas devoluciones con su derecha, pero luego decidió acercarse a la red para poner a prueba su volea tras fallar unos reveses. Fue ovacionado por los 14 mil espectadores que acudieron a la Arena Rod Laver.

"Me dijo que la muñeca le dolía menos con el forehand, así que me pidió que le jugara con esa mano", bromeó Federer, de 32 años.

Laver se quedó para ver la exhibición en la que Federer derrotó a 6-7 (5), 6-3, 7-5 Jo-Wilfried Tsonga, el subcampeón del Abierto de Australia 2008.

"Pelotear con Rod Laver ha sido un auténtico sueño hecho realidad", dijo Federer.

Federer rompió en llanto cuando recibió de manos de Laver el trofeo de campeón del Abierto de Australia 2006.

ald