CIUDAD DE MÉXICO, 8 de enero.- El británico Luol Deng se convirtió en la pieza en la que los Toros reajustaron sus finanzas al ser enviado a los Cavaliers, por el centro Andrew Bynum, quien inmediatamente fue dejado en libertad por el equipo de Chicago.

El movimiento fue una estrategia de Chicago para evitar pagar el impuesto de lujo de la NBA. Los Toros se ahorrarán buena parte de los 14.3 millones de dólares que tenía Deng para esta temporada y no deberán devengar 12.3 millones a los que aspiraba Bynum si no era cortado antes de ayer. Con estos movimientos, los Toros tendrán una depuración en su nómina de más de 20 millones de dólares.

Bynum se convirtió en el foco de especulaciones sobre su futuro en la liga luego de ser separado de los Cavaliers hace unos días. El ex centro de Lakers había firmado en el receso de temporada un acuerdo por 24 millones con los Cavs, pero sus constantes molestias en las rodillas apenas le permitieron estar una veintena de juegos los últimos dos años. El tiempo corrió en contra de los Cavs, que debían dejar en libertad a su jugador, o cambiarlo, para que el acuerdo que habían firmado no fuera efectivo si seguía en un equipo antes de la tarde de ayer.

La salida de Deng molestó al entrenador Tim Thibodeau, pero el movimiento, además de una estrategia financiera, respondió a que el jugador de origen sudanés está en su última temporada bajo contrato. Al final de la campaña será agente libre y los Cavaliers serán la primera opción de que juegue con ellos si el equipo mejora cualquier oferta que reciba de otros equipos.

Los Toros recibirán una primera selección del próximo draft y dos de segunda ronda. Esta campaña marcha en la sexta posición en la Conferencia Este con marca de 14-18 y buena parte de sus esperanzas de ser contendientes se habían esfumado con la más reciente lesión de su estrella Derrick Rose.

Los Cavaliers aspirarán a mejorar en la campaña con su nueva contratación, quien ha sido dos veces seleccionado al Juego de Estrellas y esta campaña promedia 19 puntos y 6.9 rebotes.