VALENCIA, Esp., 8 de enero.- El  equipo naranjero logró empatar en la última jugada del partido ante el Atlético de Madrid y deja la eliminatoria abierta para la vuelta en el estadio Calderón, en un partido en el que los locales fueron claramente superiores pero sufrieron su falta de pegada y la cantada de su portero.

El empate en el último suspiro fue el mal menor para el Valencia, que se vio penalizado en exceso por un garrafal error de Guaita y que, por el contrario, encontró en Courtois un muro que sólo pudo derribar en el aliento final del choque.

La primera media hora de juego fue para el Valencia, que mantuvo la intensidad y la verticalidad exhibida el sábado ante el Levante, frente a un Atlético que se encomendó a las arrancadas de Diego Costa. Sin embargo el ariete hispano-brasileño se vio en todo momento superado por un Mathieu inconmensurable, que le anuló por completo durante todo el partido.

Los de Pizzi quisieron el balón e impusieron el ritmo del partido con Parejo como director de orquesta. El Atlético, bien plantado atrás, neutralizó el ataque de los valencianistas, que no fueron capaces de generar claras ocasiones de gol.

Con Postiga desaparecido y una banda derecha sin profundidad, el peligro lo generó Bernat por el costado zurdo, aunque sin poner en ningún momento en serios aprietos a Courtois.

En el segundo acto, el Valencia siguió dominando y Bernat pudo marcar el primero del partido, pero Courtois rechazó con apuros su disparo. El dominio local era absoluto pero seguía sin encontrar las vías para hacer daño en los últimos metros al Atlético.

El equipo colchonero apenas inquietaba al Valencia pero un descomunal error del meta Guaita en un mal despeje de puños permitió a Raúl García cabecear a gol y aunque el asistente marcó fuera de juego, el árbitro Clos Gómez dio validez al tanto.

Pizzi dio entrada a Canales y Piatti en busca del empate y ambos lo tuvieron en sus botas pero se toparon con el meta belga del Atleti. El Valencia no cejó en su empeño y en la última jugada del partido logró el merecido empate por mediación Postiga.