CIUDAD DE MÉXICO, 7 de enero.- Al recordar que existe un Código de Ética para los equipos del balompié mexicano, donde queda claro que ni entrenadores ni dirigentes podrían hablar mal de sus contrapartes ni del arbitraje, el presidente de la Liga MX, Decio de María señaló que “las reglas están ahí y quien las infringe debe ser sancionado”.

Añadió que “el mensaje es claro, está estipulado que pueden apelar una sanción de la Comisión Disciplinaria, las reglas son claras para todos, a ninguno le quedará duda que cometieron una infracción y si quieren apelar, nada más les recuerdo que de acuerdo al Código de Ética que firmaron no lo pueden hacer”.

El dirigente detalló que “un árbitro se puede equivocar y la Comisión Disciplinaria puede aplicar una sanción que se podría considerar que no proceda y se pueden apelar dichos castigos pues la posibilidad de buscar que se reviertan ésas decisiones están latentes”.

Asimismo, consideró correcto que se hayan abierto expedientes en contra de los entrenadores de Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Ricardo “Tuca” Ferretti así como del técnico de los Zorros del Atlas, Tomás Boy por las declaraciones que hicieron tras los partidos que disputaron en contra de América y Tijuana, respectivamente, en la fecha uno del Clausura 2014.

Por otro lado De María dio a conocer al balance de asistencia que se tuvo en los encuentros del Torneo Apertura 2013, y señaló que en el anterior certamen se tuvo incremento del 1.2 por ciento ya que en el Apertura 2013 asistieron tres millones 207 mil aficionados, en tanto que en el Apertura 2012 asistieron tres millones 150 mil espectadores.

Finalmente, el dirigente mencionó que en la liguilla también se tuvo un incremento de asistencia de aficionados, “pues en la del Apertura 2012 fueron 397 mil 96 aficionados los que presenciaron los duelos por el título mientras que en el 2013 la cifra de espectadores fue de 474 mil 25 espectadores, lo que fue un aumento del 19 por ciento.

ald