LONDRES, 4 de enero.- El clásico del norte de Londres entre el Arsenal y el Tottenham representa el plato fuerte de la tercera ronda de la Copa de Inglaterra, que se disputa este fin de semana con cinco partidos entre equipos de la Liga Premier, entre ellos un atractivo Manchester United-Swansea.

Desde 1913, cuando el Arsenal se mudó a su antiguo estadio de Highbury, muy cerca de White Hart Lane, campo del Tottenham, ambos equipos y sus aficiones han alimentado una histórica rivalidad territorial.

El partido de hoy supondrá su enfrentamiento oficial 172 con dos plantillas que han completado el cargado calendario de Navidad con un favorable balance; los Gunners lograron tres victorias en tres partidos mientras que los Spurs dos y un empate.

Los jugadores dirigidos por Arsene Wenger resistieron lesiones (entre ellas las del francés Olivier Giroud y la de Aaron Ramsey) para salvar el liderato de la Premier en las tres jornadas navideñas. El Tottenham, por su parte, parece que ha revivido tras la destitución del portugués André Villas-Boas y la dirección de Tim Sherwood. Ocupa el sexto puesto de la clasificación tras ganar en la jornada reciente en Old Trafford al Manchester United (2-1).

Quien más se ha beneficiado del relevo en el banquillo ha sido el atacante togolés Emmanuel Adebayor, inédito con el anterior técnico y quien ha marcado cuatro goles en cinco partidos con Sherwood.

El United, por su parte, no logra la regularidad necesaria para regresar a la cabeza de la clasificación y defender su título de campeón de Inglaterra.

Mañana, ante el Swansea,  el técnico escocés David Moyes tendrá una nueva oportunidad de continuar madurando su proyecto, aunque le urgen victorias.