IRVING, 23 de diciembre.- Tony Romo renqueó de tal manera en una jugada contra Washington que apenas pudo llegar al sitio desde donde debía entregar el balón.

Pero el malestar pareció desaparecer cuando el quarterback lanzó un pase de anotación a DeMarco Murray, en cuarto down, para que Dallas evitara la eliminación y se impusiera el domingo 24-23 a los Redskins de Washington.

La gravedad de una lesión en la espalda de Romo seguramente seguirá siendo una incógnita durante toda la semana, mientras los Cowboys se preparan para buscar el título de la División Este de la Conferencia Nacional, el domingo por la noche, ante Filadelfia.

En respuesta a los reportes de que Romo no jugaría contra los Eagles, el entrenador Jason Garrett dijo el lunes que el equipo "no ha tomado esa decisión por ahora".

Garrett no reveló los resultados de una prueba de resonancia magnética practicada a Romo, de 33 años, quien se sometió a una cirugía de espalda para extirpar un quiste en abril y no participó en los entrenamientos previos a la campaña.

"Obviamente él fue capaz de jugar con esto y lo hizo muy bien al final del partido", dijo Garrett. "Recibe tratamiento. La resonancia magnética fue parte de la evaluación y habrá una serie de tratamientos distintos que aplicaremos en los próximos días, para ver cómo responde".

Romo abandonó el terreno renqueando después de tropezar durante una jugada previa a la serie ofensiva que significó la victoria. Se agachó, visiblemente dolorido, pero no abandonó el encuentro, en el que totalizó 226 yardas, incluidas 140 en el último cuarto.

"Lo vi cojear después de ese primer par de jugadas, pero no me di cuenta de que estuviera tan lesionado", dijo el tight end Jason Witten. "Evidentemente, esto es un testimonio de la forma en que juega y de cuánto le gusta competir".

Garrett dijo que los Cowboys buscaban incorporar a un tercer quarterback, como posible respaldo del sustituto Kyle Orton, quien no ha jugado un encuentro de inicio desde 2011, el año en que fue reemplazado por Tim Tebow en Denver.

Orton, que no estaba en los camerinos de los Cowboys el lunes, cuando ingresaron los reporteros, comenzó los últimos tres encuentros por Kansas City en aquella temporada, después de que los Broncos lo dieron de baja. Ha estado con Dallas los últimos dos años.

"Tenemos a Kyle Orton aquí por una razón", dijo Garrett. "Kyle sabe qué tiene que hacer para estar listo. Se prepara como si fuera el titular cada semana".

Romo intentará hacer todo lo posible para enfrentar a los Eagles. Quiere poner fin a una racha sombría, en la que ha perdido dos encuentros cruciales que han marcado el final de la campaña regular, hace dos años ante los Giants de Nueva York y en 2012 frente a los Redskins.

En el mismo escenario, cayó ante Filadelfia hace cinco años.

cmb