CIUDAD DE MÉXICO, 17 de diciembre.- El saldo del festejo para Luis Montes fue terminar con su bocina llena de cerveza y descompuesta.

El mediocampista del León, nacido en 1986 en Ciudad Juárez, Chihuahua, era el que ponía la música en el vestidor esmeralda.

“Me toca compartir habitación casi siempre con Edwin Hernández; ya sabe qué música es la buena, pura banda. Eso pusimos antes del juego, un ratito nada más porque había que estar concentrados.”

Luego, entre los festejos, le cayeron todos los líquidos a la bocina de la suerte, aquella que acompañó al equipo en todo el torneo.

“Me le llevé pero le entró champaña. Ya no servirá, pero la conservaré de recuerdo porque fue importante para nosotros. Escuchamos buena música de banda que nos ponía de buenas antes de los partidos.”

Cuando en Pachuca le dijeron que no lo necesitaban y lo mandaron a Ciudad Juárez con los Indios, hoy un club desaparecido, algo pasó por la cabeza de Luis Montes.

“Regresaba a mi casa y me puse a pensar si de verdad era lo que quería. Jugaba, pero alguna vez salí de ahí por conquistar la gloria; cuando regresara, lo quería hacer como campeón, no como refuerzo de un equipo que buscaba la salvación.”

Sin embargo, esa experiencia le dio el crédito suficiente para aguantar lo que vendría, “que era jugar en Segunda División con el Léon. Ahí conocí a muchos de mis compañeros y amigos de ahora, y a Gustavo Matosas, que siempre creyó en mí”.

Si algo les aconsejó el técnico uruguayo desde el primer día que los entrenó fue no perder la humildad bajo ninguna circunstancia.

“La prueba de que somos un equipo de perfil sencillo es que todos corremos parejo. No hay un líder, sino líderes en todo el plantel. Todos somos León”, asegura.

Celebración a lo grande

En la madrugada del lunes, la gente celebró con sus jugadores  en el Estadio Nou Camp el sexto título de la institución.

Cerca de 20 mil personas se aferraron por más de cuatro horas para vitorear a sus futbolistas y celebraron cuando llegaron los jugadores del León para dar la vuelta olímpica en su estadio.

Esiner Loboa, Darío Brubano y Rafael Márquez estuvieron ausentes del festejo, ya que decidieron irse con sus familiares a las respectivas ciudades de donde son originarios.

La alcaldesa de León, Bárbara Botello, confirmó que el festejo del equipo con el desfile por la ciudad tendrá que aplazarse como mínimo una semana más, en lo que se integra todo el plantel para celebrar.