RIO DE JANEIRO, 16 de diciembre.- El contratista que trabaja en el estadio que será sede de la Copa del Mundo en Manaos, donde un peón murió tras caer desde unos 35 metros (115 pies), busca la revocación del fallo de una corte laboral que derivo en la suspensión parcial de las obras.

La empresa constructora Andrade Gutiérrez informó el lunes que tratará de mostrar a las autoridades que se han implementado todas las medidas de seguridad para los trabajadores que instalan las estructuras del techo de la Arena Amazonia, en la ciudad de Manaos, donde Inglaterra enfrentará a Italia y Estados Unidos a Portugal en el Mundial del año próximo.

Tras el deceso del sábado, las autoridades solicitaron la interrupción inmediata de las obras en todas las zonas donde los peones deben trabajar a grandes alturas. El tribunal laboral señaló que los contratistas deben presentar un reporte detallado para demostrar que el sitio es seguro.

Fue la segunda muerte en la Arena Amazonia en menos de un año y la quinta en una sede del Mundial en los últimos dos años. Dos trabajadores perecieron el 27 de noviembre, cuando se derrumbó una grúa que colocaba una pieza del techo del estadio de Sao Paulo, donde se realizará el cotejo inaugural. El año pasado, un trabajador falleció en las obras de construcción del estadio en Brasilia. La otra muerte en Manaos ocurrió en marzo.

Los organizadores locales del Mundial negaron que algunos de los 2.000 trabajadores hayan abandonado el estadio el lunes, y afirmaron que los trabajos transcurrieron de forma habitual en los lugares donde lo permitían las autoridades. Agregaron que la Arena Amazonia estaba edificada al 93% la semana anterior.

"No pararon las obras", dijo Miguel Capobiango Neto, coordinador local de los preparativos del mundial. "Todos los trabajadores se sometieron a una revisión de los procedimientos de seguridad y volvieron a sus tareas".

Un sindicato local había previsto una huelga en protesta por las condiciones de trabajo en el inmueble, que figura entre seis que no se completarán antes de que concluya el año, como deseaba la FIFA, debido a las demoras en la construcción.

Otro estadio que no se terminará en el plazo previsto es el de Sao Paulo, donde una parte gigantesca del techo en forma de arco sigue en el lugar donde cayó el mes pasado. Está doblada y recargada sobre un muro que demolió parcialmente, en un extremo del estadio.

Andrés Sánchez, ex presidente del club de fútbol Corinthians a cargo del proyecto en Sao Paulo, dijo el lunes que la construcción se terminará el 15 de abril y que a finales de ese mes se realizarán algunos eventos de prueba. Buena parte del estadio, con excepción de la esquina donde colapsó la grúa, estará lista antes de eso, afirmó.

cmb