LEÓN, 13 de diciembre.- Los Panzas Verdes del Léon se han empecinado en tener un lugar en la historia del futbol mexicano. Poco importa que enfrente tengan a un equipo con el abolengo del América o que la tendencia de los últimos años tenga más penas que glorias; los esmeraldas aspiran a ganar el título del Apertura 2013 y dieron el primer paso al vencer a las Águilas por 2-0 en el partido de ida.

El Nou Camp, pintado de esmeralda, recibió al equipo de Miguel Herrera, aquel conjunto que dicen está de moda, y que en sus registros aspiran a la obtención del bicampeonato. Contra los esmeraldas, la propuesta de los amarillos rindió pocos réditos y ahora tendrán la misión de remontar una desventaja de dos goles en el Estadio Azteca, si quieren convertirse en el equipo más ganador del la Liga MX.

El León, como es su costumbre en cada presentación, demuestra que los partidos se ganan con el dominio del balón y no muestran debilidad alguna que el rival pueda explotar. En esta ocasión, Carlos el Gullit Peña, a los diez minutos, convirtió un rebote en el 1-0 y le dio el primer golpe al equipo visitante. Después no permitió respirar al rival.

La suerte le guiñó al equipo local. El América, letal a balón parado, tuvo la oportunidad de empatar el marcador, pero el remate de cabeza de Juan Carlos Valenzuela fue detenido en la línea de gol por Edwin Hernández, después William Yarbrough, criticado por sus desatenciones en otros encuentros, entonó con su equipo y evitó que Rubens Sambueza igualara el marcador.

En el complemento, la propuesta fue la misma, el León priorizó la transición del esférico de mediocampo a la portería, y el América optó por saltar las líneas para aprovechar los chispazos de sus ofensivos y encontrar recompensa frente a una defensa, comandada por Rafael Márquez, que jugó por nota y no registró error ante los visitantes.

Al América nada le funcionó. Esta vez las escapadas de Rubens Sambueza, los remates de Raúl Jiménez o hasta la viveza de Luis Gabriel Rey no aparecieron para provocar la reacción de la visita. Yarbrough, a la altura, siempre resolvió con solvencia cada intento de su rival y cuando se vio en el suelo, la experiencia de Márquez o Ignacio González evitó un tanto a favor del América.

El Piojo Herrera comenzó a quemar sus cartas. Envió al campo a Luis Ángel Mendoza y le dio algunos minutos al ecuatoriano Narciso Mina. La táctica funcionó y por momentos hizo ver a su rival disperso, encerró a los esmeraldas en su propia área, pero en el marcador no hubo diferencia.

En el momento que el América parecía recuperar la esperanza, apareció Mauro Boselli para arrebatársela. El delantero argentino disparó desde una de las esquinas del área y provocó que el lance de Moisés Muñoz sólo ayudara a adornar más su anotación. El 2-0 que acerca a los Panzas Verdes a su sexto título después de 23 años de sequía y aleja al América del soñado bicampeonato.

 

Ventaja que deja felicidad

La felicidad cundía en el estadio del León. Al final del juego, la gente ovacionó de pie a sus futbolistas. Los héroes de la noche fueron Carlos Gullit Peña y Mauro Boselli por los goles conseguidos.

Claro que este estadio pesa, en una final tenía que ser así. Gracias al apoyo de la gente sacamos el juego adelante”, dijo el mediocampista mexicano.

La clave para el Gullit fue la contundencia mostrada por los leoneses a la hora de pisar el área enemiga aunque quedó la sensación en el ambiente, de que pudieron haber hecho uno más.

Ellos también tuvieron opciones de gol y no la metieron, he ahí la diferencia de nuestra victoria. Lo que es inevitable es que a los dos equipos nos gusta atacar”, dijo Peña.

Mauro Boselli, que hizo un golazo al concretar al poste cambiado y al ángulo su disparo, manifestó su alegría por la forma en que sus compañeros y él se desenvolvieron en el campo.

No había otra forma de jugarla, es una Final y se tiene que entregar uno a muerte. Sacamos una buena ventaja con el segundo gol aunque quedan 90 minutos en el Azteca que serán muy duros.”

A él como a muchos otros le quedó la sensación de que el marcador pudo ser más abultado, “cuando tienes tantas opciones hay bronca por no meterlas todas”.

 

“Al árbitro le dio miedo”: Miguel Herrera

Miguel Herrera mostró su molestia, no por el marcador adverso de sus Águilas, sino por dos suspuestos penales cometidos sobre Sambueza y Rey que el silbante César Ramos no marcó.

Siempre dicen que al América le ayudan. Hoy (ayer) vi todo lo contrario. Hay dos penales que no se marcaron y que vamos a analizar. ¿El árbitro?, vi a uno muy temeroso y miedoso. No le vi los tamaños. Le dio frío.”

Reconoció el Piojo Herrera que el León tuvo el mérito de conseguir dos goles y que el resultado aún puede modificarse en el estadio Azteca. “Ambos equipos hicieron un buen trabajo, a mí me gustó mucho el desempeño de mis jugadores. Simplemente, la diferencia fueron los goles. Ellos los metieron y nosotros no”.

Herrera confió en que las cosas podrán cambiar el próximo domingo, cuando el América juegue de local y con su afición en las tribunas.

En el Azteca vamos a revertir la situación y no será una hazaña porque simplemente hay que jugar como esta noche, y anotar los goles que necesitamos.  Esto no se ha terminado y tenemos mucho tiempo para cambiar el marcador.”

Agregó que “a los árbitros les da temor cuando la gente se mete con ellos. Ojalá y pase lo mismo en el Azteca, cuando nuestros aficionados se hagas escuchar”.