CHICAGO, 10 de diciembre.- Roberto Garza, el centro de ascendencia mexicana, lo definió al final del partido: “Lo que ha hecho Josh McCown como titular ha sido increíble”.

Y lo peor para Vaqueros fue que el veterano quarterback de 11 temporadas jugó su mejor partido de la temporada cuando Dallas más requería de la victoria.

El pasador de Osos, quien sustituye al lesionado Jay Cutler, lanzó para 348 yardas, con cuatro touchdowns y sin intercepciones para darle a su equipo un triunfo de 45-28 que coloca a Chicago empatado con Leones de Detroit, como líder del Norte de la Conferencia Nacional.

Dallas, en cambio, se separa un juego de Águilas de Filadelfia, punteros del Este de la NFC, a falta de tres encuentros en la campaña regular.

Con una temperatura gélida en el Soldier Field, McCown completó 27 de 36 intentos y tuvo un rating de 141.9, mientras que Matt Forte corrió 20 veces para 102 yardas.

Sus envíos de anotación los repartió a Alshon Jeffery, Earl Bennett, Michael Bush y al propio Forte; además corrió para un TD de siete yardas en el segundo cuarto que puso las cosas 14-7. Brandon Marshal tuvo seis recepciones para 100 yardas.

Dallas inició ganando el partido 7-0, con pase de dos yardas de Tony Romo a Dez Bryant, y después lo empató 14-14 con otro envío a Jason Witten, de 10 yardas.

Pero eso fue a la mitad del segundo cuarto y Vaqueros no volvió a anotar hasta avanzado el cuarto periodo cuando Cole Beasley recibió de nueve yardas de Romo, sólo que para entonces ya McCown y Chicago habían hecho de las suyas y las cosas estaban 42-21.

Romo se fue con 11 de 20 completos par apenas 104 yardas, con tres pases de TD, pero no pudo iniciar diciembre con un triunfo, pese al apoyo que recibió del corredor DeMarco Murray, quien sumó 145 yardas en 18 oportunidades.