HERMOSILLO, 26 de enero.-  La leyenda de Fernando Valenzuela sigue más viva que nunca entre los sonorenses y su nombre quedará para la posteridad en el flamante estadio de beisbol, que será inaugurado el próximo viernes durante la Serie del Caribe.

El Estadio Sonora, como es conocido hasta el momento, recibe los últimos toques para su estreno y se prepara para llevar el nombre del máximo lanzador mexicano de todos los tiempos, según  revelaron fuentes de la Secretaría de Comunicación Social del Gobierno de Sonora.

También se informó que la calle de acceso al moderno estadio llevará el nombre del inolvidable Hector Espino, en honor al toletero nacido en Chihuahua que brindó grandes temporadas al equipo Naranjeros de Hermosillo, de la Liga Mexicana del Pacifico y que le dio nombre al anterior estadio que cerró sus puertas hace unas semanas.

Fernando Valenzuela es un pitcher nacido en Etchohuaquila, poblado del municipio de Navojoa al Sur de Sonora, que en los años 80 desató la Fernandomanía con el equipo Dodgers de Los Ángeles, con una temporada de ensueño en la que ganó el Premio Cy Young y el de Novato del Año en 1981.

Además de uno de los juegos decisivos de la Serie Mundial de ese mismo año frente a los Yanquis de Nueva York.

En la construcción del Estadio Sonora el Gobierno estatal invirtió 380 millones de pesos, a partir del próximo viernes 1 de febrero éste será sede de la Serie del Caribe Hermosillo 2013 y sustituye al estadio “Hector Espino” como casa del equipo local del rey de los deportes.

Hasta el momento son pocos  los inmuebles de beisbol que llevan el nombre de destacados peloteros mexicanos.

El más utilizado es el del veracruzano Beto Ávila, primer pelotero latinoamericano en ganar un título de bateo en las Ligas Mayores, cuando lo consiguió con los Indios de Cleveland en la temporada de 1954.

Ávila le da el nombre al estadio del puerto de Veracruz, donde juega el Águila en la Liga Mexicana de Beisbol y también al diamante de Cancún, casa de los Tigres de Quintana Roo, en el mismo circuito.

El Héctor Espino, de Hermosillo, cerró sus puertas recientemente y ahora el flamante estadio está  listo para llevar el nombre de Fernando Valenzuela.