Crimen organizado se apodera del Centro Histórico: comerciantes

Informan que desde el año 2000 operan diez grupos delictivos que extorsionan y secuestran a comerciantes del perímetro A y B

COMPARTIR 
19/06/2012 06:50 Gerardo Jiménez
Crimen organizado se apodera del Centro Histórico: comerciantes

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de junio.- No sólo una presunta mafia de golpeadores y extorsionadores de nacionalidad cubana operan al servicio del comercio ambulante en las calles del Centro Histórico. Desde hace 12 años han sido identificados 10 grupos del crimen organizado que extorsionan y secuestran a locatarios en los perímetros A y B, denunció Guillermo Gazal Jafif, presidente de Procentrhico.

En conferencia de prensa, detalló que delincuentes que se identifican como integrantes de grupos delictivos como La Familia Michoacana, Los Zetas, Los Aferrados y Los Chineros extorsionan al comercio establecido.

Dijo que dependiendo del tamaño del local o el giro del negocio se cobran “rentas” mensuales: de 10 mil a 20 mil pesos.

Los Zetas operan aproximadamente desde 2000 hasta esta fecha, en las calles Manuel Doblado, Perú, Argentina, Jesús María, El Carmen, incluso el Eje Central”, dijo Gazal Jafif.

Al cuestionarle cuál era el número de denuncias formales presentadas por extorsiones ante autoridades judiciales, justificó no precisar el número por temor a represalias y para no exponer a sus agremiados y aseguró que en esas averiguaciones también hay víctimas del comercio informal.

“Somos amenazados o nos secuestran algún hijo, ha pasado aquí, en las calles de Madero, empresarios de mucho nombre han sufrido el secuestro de sus hijos”, comentó el líder de comerciantes establecidos.

Agregó que pese a las denuncias planteadas ante la Procuraduría General de la República (PGR), la Policía Federal no ha ingresado al Centro Histórico  para investigar estas probables redes de extorsión.

También sostuvo que Tepito es hoy en día una zona bajo poder de todas las mafias. “Me da tristeza tener que decirlo, la Policía Federal no entra, no sé si tengan miedo o qué razones haya para que no opere en comunión con la Policía de Investigación del DF”, criticó Gazal.

Detalló que en este lapso en el que ha operado el crimen organizado se han dado aproximadamente 200 secuestros, que en la mayoría de casos se prolongan por dos o tres días.

“En este tiempo han dejado el país unas mil familias por temor a volver a ser secuestradas. Los propietarios dejan encargados sus negocios, los traspasan o realizan viajes semanales”, precisó ya en entrevista con Excélsior.

Marcados con letra S o V

Excélsior realizó un recorrido ayer por las calles señaladas por Gazal, donde supuestamente el crimen organizado ha cometido extorsiones. En al menos tres testimonios recabados la coincidencia fue que se cometían este tipo de delitos por jóvenes que principalmente viven en Tepito.

“Hubo un tiempo en que varios jóvenes, unos cinco, venían a mi negocio y me decían que tenía que pagar una renta mensual, como no quise hacerles caso, al día siguiente la cortina de mi negocio estaba abierta y los muebles rotos o quemados”, comentó un locatario que no quiso que su nombre fuera público.

Después de aceptar las condiciones y la renta mensual de 5 mil pesos pudo laborar. Para identificar los comercios que son del grupo de locales “resguardados”, éstos son marcados con las letras S o V.

En otra entrevista se reconoció la operación de Los Aferrados, grupo que hace años era comandado por un líder del comercio informal conocido como Titos que se dedicaba a golpear ambulantes, pero al fallecer éste el grupo se desintegró.

Un mando policiaco del DF señaló que se tratan de extorsionadores que imitan  a integrantes de cárteles del narcotráfico, sin que hasta el momento se haya logrado la detención de algún capo.

Denuncia desde 2011

Este diario dio a conocer  casos de extorsiones en calles del Centro Histórico y de la colonia Roma, donde Gazal denunció la presencia de grupos criminales desde 2011.

El presidente de Procentrhico detalló que la forma de operar de esos delincuentes es a través de mensajes enviados por jóvenes o que directamente cerraban las cortinas de los locales para advertirles lo que podría pasarles.

“Mandan a un muchacho de 14 o 15 años con un papel que dice: ‘si no me pagas tal cantidad serás para mostrarte, robado o le vamos a hacer algo a tu coche o a ti’.

“Creímos que era broma, cuando vimos que cumplían, mucha gente del Centro comenzó a pagar. Los secuestros han costado muchos millones de pesos”, refirió el líder comercial.

Gazal estimó que la inseguridad ha provocado que 35 por ciento del comercio establecido haya dejado el Centro Histórico.

En Jesús María llamó la atención un altar a la Santa Muerte, una figura de más de dos metros de altura, con atuendo rojo quemado o púrpura. Se le pregunta a un locatario el origen del altar, y dice desconocerlo. Por el lugar camina rápido un hombre con un diablo y comenta que es montado por ambulantes pero asegura: “Aquí lo mismo le rinden tributo los ambulantes, que los más pesados. Vienen y dejan su ofrenda. A veces dejan unos tabicotes de mariguana, eso nada más lo dejan los narcos”, explica agitado ese hombre.

Dicen que esas imágenes delimitan también un territorio entre bandas para extorsionar.

Colonia Roma, otra historia

También se dio a conocer el caso de un comerciante plagiado por presuntos narcotraficantes.

De tres camionetas, una Lobo, Hummer y otra más que parecía Durango o Suburban, descendieron al menos cinco hombres y fueron directo sobre don Roberto (nombre ficticio).

“Tienes que decirle a todos los comerciantes de esta calle, todos los que están de Insurgentes a Medellín, que deben juntar 50 mil pesos semanales, porque este es territorio del cártel de Los Zetas”, dijo un testigo de esos hechos.

De Insurgentes a Medellín se pudieron contabilizar una treintena de establecimientos de todo tipo, desde restaurantes hasta reparadoras de calzado.

Colombianos y asiáticos

El presidente de Procentrhico, Guillermo Gazal Jafif, confirmó que en calles del perímetro B del Centro Histórico operan supuestos golpeadores de origen cubano al servicio de Graciela Coronel Barrios como lo dio a conocer Excélsior en enero pasado.

Además de los cubanos, agregó Gazal Jafif, han sido sorprendidos colombianos y asiáticos –chinos y coreanos– que no tienen regulada su situación migratoria.

En conferencia, explicó que esas denuncias las hicieron públicas y se presentaron desde que Fernando Gutiérrez Barrios fungía como secretario de Gobernación.

“Le pedimos que no lo dejara pasar, en 1990, principalmente a los chinos, porque vinieron a nuestras tiendas a comprar al doble de lo que costaban. Nos ofrecían hasta 200 mil dólares por tienda”, precisó. Grupos de asiáticos ingresaron al país desde los 90, cuando con un solo pasaporte llegaban hasta ocho inmigrantes.

Cacería de brujas

En tanto, líderes del comercio ambulante en el perímetro B denunciaron que agremiados de otros grupos contrarios a Graciela Coronel y que no participaron en el enfrentamiento, la semana pasada con la policía en Eje Central, comenzaron a ser detenidos sin órdenes de presentación. “Este fin de semana se dieron cuatro detenciones de delegados y comerciantes que no forman parte del grupo de Coronel, y han sido fotografiados y luego detenidos. Consideramos que son señalados por agremiados de los Barrios, presos en el Reclusorio Oriente por la violencia en Eje Central”, dijo un líder de la calle de Uruguay.

Síguenos en Twitter: @Comunidad_Exc

 

mca

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios