Intereses personales

De cuando los legisladores equivocan su obligación y se respaldan en su curul para hacer lo que les place bajo el estandarte del bien de todos.

COMPARTIR 
Yuriria Sierra 26/06/2014 00:48
Intereses personales

Hace un par de días me puse a debatir en Twitter con algunos usuarios con respecto al tema de la Comisión de la Familia y Desarrollo Humano que preside José María Martínez, quien “envalentonado” en su curul no me ha querido dar una entrevista. Palabras más, palabras menos: el punto a discutir en este asunto no son las posturas personales de nadie. Cada ciudadano tiene derecho a que su opinión, en  estricto sentido personal, sea respetada. ¡Ah!, pero lamentablemente, las leyes no se redactan de esta forma y no lo digo yo, sino las leyes mismas. Por algo existen instituciones como la Suprema Corte de Justicia de la Nación que se encargan de pulir lo mejor posible leyes o de resolver casos en los que éstas fueron mal entendidas.

Así, un legislador tiene la obligación de crear leyes en las que se asegure un lugar para todos, respetando todas las posturas. Todo cabe en una ley sabiéndolo acomodar. Ahí radica la diferencia en los discursos del senador panista. Aquella única entrevista que dio a Carlos Puig en Milenio Televisión evidenció que su trabajo está basado en posturas personales. Está el video en la red, para quien lo dude. En la red, más bien, en su cuenta de Twitter: @chemamtzmtz, queda más que claro cuál es su línea argumentativa, si es que ésta puede llamarse así.

De cuando los legisladores equivocan su obligación y se respaldan en su curul para hacer lo que les place bajo el estandarte del bien de todos. Aunque un ejemplo mucho más atinado es del Purificación Carpinteyro. La diputada perredista quien en su cuenta de Twitter escribe en su biografía “Desde la Cámara de Diputados luchando por que los que creen en el libre mercado lo permitan en sus monopolios...”.

Respaldada también en su curul y en su lucha para erradicar los monopolios de telecomunicación, en los tiempos de discusión de las leyes secundarias de la reforma de este mismo sector, la diputada está planeando qué hacer cuando la reforma sea una realidad. Claro, la reforma y sus secundarias, como ella espera que sean aprobadas. ¡Ah!, pero no pensemos mal, ella no está usando su influencia legislativa a su favor, sino sólo planeando su futuro para cuando acabe la legislatura.

Es decir, ahora Purificación Carpinteyro es juez que ya sueña con ser parte. Pero no, ella no ve ahí el conflicto de interés. Dice, para este caso no existe a nivel legal. Escudada también en otras figuras como Deschamps, etcétera, etcétera, que más bien se entiende como un “por qué a mí me señalan y a ellos no”. Y es que, dice apenas es el plan. No hay un negocio tangible.

En las dos entrevistas que dio ayer por la mañana, la diputada defendió lo indefendible; o más bien lo evidente. El disparo que tanto se ha encargado de hacer a quienes ella ha llamado siempre la “telebancada”, le salió por la culata. Es un disparo del mismo tipo que hizo salir a Luis Téllez hace unos años de la SCT, uno, en el que dicen, está la marca de la diputada.

El conflicto de intereses es claro. Dice la diputada que no. Ella legisla y espera formar parte del sector por el que tanto ha trabajado. ¿No hace eso suficiente ruido? ¿No es extraño? ¿Se vale? Si algún perspicaz se preguntaba para quién trabajaba Carpinteyro, pues vemos que la respuesta es fácil: para ella misma, más que para la causa de la que dice formar parte... ¡Ah!, pero nos estará haciendo el favor de acabar con los monopolios.

En noticia de última hora, ayer por la tarde la diputada anunciaba que se excusaba del debate, discusión y votación de las leyes secundarias de la reforma telecom. Óquela, ¿no que no había conflicto de interés? Igual y mientras se discute esto, ella afinará detalles del negocio que planea, el cual se reveló en la grabación.

Comparte esta entrada

Comentarios