“No se equivoquen”

Hoy se tienen datos, pruebas de ADN y el cuerpo de El Chayo, se sabe que, ahora sí, es él.

COMPARTIR 
Yuriria Sierra 13/03/2014 01:56
“No se equivoquen”

Nos seguimos preguntando qué pasó con El Chayo. Ayer narrabamos en este espacio que, además de esa pregunta, también nos tendrán que responder quienes en su momento lo dieron por muerto. Por lo pronto, ayer el comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo, me respondió lo primero en la Segunda Emisión de Cadenatres Noticias: ¿qué pasó? ¿Cómo fue que El Chayo revivió para, otra vez, ser abatido?

“Primero, déjame comentarte, Yuriria, estando yo aquí como comisionado, en muchas reuniones se me pedían audiencias privadas. Así, en corto, se me decía: “No se equivoquen, El Chayo está vivo; no se equivoquen, sigue manejando esto; no se equivoquen, tiene un rancho en tal lugar...”. Yo aquí lo que te diría es que, aunque la gente lo sabía, tenía tal miedo o resignación que se convirtió en una serie de mito o leyenda, un secreto a voces, pero que no permeaba. La intervención del gobierno federal, los resultados que se empezaron a ver; inclusive la captura de El Chapo Guzmán y otros golpes contundentes que ha hecho el gobierno de la República y el presidente Peña han generado que cada día se reciban más denuncias, se dé más información. Hubo un momento, también, en el que la gente empezó a aportar muchos datos no sólo para la detención de esta persona, sino también de otros. Este es un ejemplo de que la intervención de la sociedad es fundamental para poder acabar con los criminales. Por supuesto, la voluntad del gobierno; pero para la gente, en el momento en que alza la voz, no hay criminal que se pueda esconder...”.

Así tomaron el asunto de El Chayo, según nos dice Castillo; y sí, así nos hace sentido porque de otra forma, cómo es que un delincuente de tal nivel podría haber pasado por alto. La llegada del comisionado abrió nuevos puentes de diálogo entre las autoridades y la población. Aunque, claro, no ha sido sencillo pues, también, como lo dijimos hace meses, la presencia de las autodefensas amenazaba la viabilidad de cualquier trabajo que se pudiera hacer en Michoacán para tomar control. Ayer mismo, de igual forma, lo escribimos aquí: “Eran las autodefensas contra el narco, luego, las autodefensas contra las autoridades; ahora son las autodefensas contra ellas mismas: no están dispuestas a ceder —o perder— el control que ya les fue dado...”; la pregunta al respecto es: ¿cómo está enfrentando esto las autoridades?, pues era una posibilidad casi inminente. También ayer dábamos cuenta del conflicto entre Hipólito Mora y Luis Torres, El Americano; mismo que terminó en la detención del primero:

“Yo reduciría este tema en un homicidio de dos personas, donde determinadas declaraciones y pruebas llevan a la coparticipación de uno de los líderes, pero hay que separarlo con lo que tiene que ver propiamente con el movimiento...”, afirmó Castillo. Así que, finalmente, por mucho reconocimiento que se haya hecho a los grupos de autodefensas, la autoridad será quien dé pauta para las formas en que éstas deberán trabajar.

Pareciera que el “no se equivoquen”, que me contó Castillo, fue una de las frases recurrentes en aquellas audiencias privadas; pareciera que ha sido también la encomienda para que no suceda lo que hemos visto durante los años anteriores. Hoy se tienen datos, pruebas de ADN y el cuerpo de El Chayo, se sabe que, ahora sí, es él. Las autodefensas han mostrado sus lados vulnerables, mismos que aquí expusimos, pero, según nos dice Castillo, es un tema que tienen bajo control, porque las autoridades siguen siendo ellos. La única forma que tienen para sustentarlo son los resultados que, poco a poco, van dando.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red