El Chayo, Michoacán y Oaxaca

COMPARTIR 
Yuriria Sierra 12/03/2014 03:16
El Chayo, Michoacán y Oaxaca

El Chayo. Cuando ocurrió la muerte de Heriberto Lazcano, en 2012, ya en la recta final del sexenio de Felipe Calderón, pensamos el hecho como una suerte de narración de lo absurdo. Las fuerzas federales lo abatieron ¡y se les escapó el cadáver! A la fecha, el cuerpo sigue desaparecido, pero él —El Lazca— tiene ya anotado el tachecito en el cuadro del registro civil: fallecido. Su muerte fue considerada uno de los grandes golpes que se daba a ese nivel. El “gran golpe” que le antecedía era uno ocurrido en 2010. Otra muerte producto de un enfrentamiento entre criminales y fuerzas federales. El caído fue, se confirmó en voz de Alejandro Poiré, Nazario Moreno González, El Chayo, líder de Los Caballeros Templarios, fundador también de La Familia Michoacana. Pero ¡oh, sorpresa!, el domingo nos daban cuenta de que, otra vez, El Chayo caía en un enfrentamiento con elementos del Ejército y la Marina, cerca de Tumbiscatío, Michoacán. Entonces, del absurdo de la desaparición del cuerpo de El Lazca, llegamos a un nuevo nivel: el absurdo del criminal abatido dos veces. Es evidente que hay una obligación —no sólo moral— de los involucrados en “abatirlo” en 2010, para que expliquen cómo es que, en realidad, no estaba muerto, sino claramente de parranda y operando a su grupo criminal.

La Ruana. Y allá mismo, en Michoacán, las cosas no mejoran. Era previsible, aquí lo escribimos: primero eran las autodefensas contra el narco, luego, las autodefensas contra las autoridades; ahora son las autodefensas contra ellas mismas: no están dispuestas a ceder —o perder— el control que ya les fue dado. La presencia permanente del comisionado Alfredo Castillo no ha sido garantía para que los enfrentamientos cesen. Hipólito Mora, vocero de los grupos de autodefensa, es señalado como miembro de Los Caballeros Templarios. La acusación viene de otro líder de uno de estos recién legalizados grupos, Luis Torres, El Americano. La acusación ha ido tan en serio que no sólo Castillo, sino también Miguel Ángel Osorio Chong han intervenido. El comisionado se reunió con Torres para pedirle que detenga el conflicto con el vocero de las autodefensas; el secretario de Gobernación ha hecho un llamado para que los miembros de estos grupos no caigan en dimes y diretes entre ellos. Y cómo no, estos enfrentamientos hacen vulnerable el trabajo que se está realizando en tierra michoacana para frenar la ola de violencia, además de justificar aquellas dudas sobre la viabilidad de su reconocimiento, como dijimos al inicio. 

Oaxaca. El tema educativo no avanza, al menos no en la zona de la Sección 22. Después de que en 2013, integrantes de la CNTE dejaran sin clases a más de un millón 500 alumnos durante 56 días —cuando los tuvimos acá, en el DF, realizando movilizaciones al por mayor—, ahora son los miembros del SNTE quienes detienen las clases. No homologarán la ley estatal a la Reforma Educativa, o al menos eso pretenden. Más y más resistencia a una reforma ya promulgada. Parece ser que tanto la CNTE como el SNTE están dispuestos a estirar la liga hasta que reviente con tal de salirse con la suya. Por lo pronto, nuevamente hoy, los alumnos se quedarán sin clases.

Addendum. Por segunda ocasión, Michelle Bachelet toma posesión como presidenta de Chile. Entre el júbilo por el regreso y las varias protestas por conflictos originados al finales de julio del años pasado, Bachelet asume por segunda ocasión el cargo con el serio compromiso de impulsar una serie de reformas que mejoren la distribución de la riqueza en Latinoamérica. Cuando en 2010 entregó la Presidencia al opositor Sebastián Piñera, dejaba el cargo con una aprobación histórica de 84.1%, de ahí su regreso, que seguramente también la mantendrá dentro de la lista de las mujeres más poderosas del mundo, de la que no salió, pues estos años fuera de la Presidencia, fungió como la primera directora ejecutiva de ONU Mujeres.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red