¿Qué sigue?

Al final, quien ha sabido negociar en la mesa política ha sido el PRI, pues con unos o con otros ha cumplido con su agenda.

COMPARTIR 
Yuriria Sierra 12/12/2013 01:55
¿Qué sigue?

En lo general, se aprobó, falta ahora que pase por San Lázaro y los congresos estatales, pero la Reforma Energética no tiene un camino tan bacheado al frente. Ahora bien, también está otro punto, ayer Ciro Gómez Leyva escribía de ello en Milenio: “El PRD no se enconchó en el confortable y estéril todo o nada en la Reforma Energética. Por el contrario, aprovechó la circunstancia para presionar y destrabar la Ley de Consulta Popular. Se aprobó ayer en la Cámara de Diputados con 336 votos a favor. Ganaron con sus votos y los del PRI. ¿Qué significa esto? Que si el PRD documenta que los ciudadanos quieren una consulta sobre la Reforma Energética, podrá echar a andar el procedimiento. Necesita (según la última lista nominal del padrón electoral) algo así como un millón 640 mil firmas para respaldar el aviso de intención a la Cámara de Diputados...”, pero eso sería efectivo hasta 2015.

Por lo pronto, es importante observar el papel que jugará la izquierda a partir de ahora. Y es que es un grupo evidentemente dividido, cada una de sus partes trabajando en favor de su propia bandera, unos desde el Congreso, otros en sus movimientos sociales. Aunque todos en su esquina, por la misma causa, pero sin estar dispuestos a hacer una misma lucha, lo que la hace vulnerable, pues cada grupo ve su propio interés.

Ayer, los legisladores del PRD, junto a los del Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano, tomaron la tribuna de San Lázaro; su recurso, si no el más efectivo, sí el más recurrente, el que mejor habla de su ADN. Con la aprobación de la reforma en el Senado, les tocó hacer todo lo posible para que en la Cámara de Diputados no se discutiera. Y eso implicó que colocaran candados en los accesos a la sala de sesiones. A pesar de que se logró el quórum de 300 legisladores para iniciar la discusión, no se pudo y, hasta el momento en que se escriben estas líneas, seguía sin poderse.

Ya Cuauhtémoc Cárdenas había anunciado el martes que la lucha apenas comenzaría. Y seguramente será así, pues también se supo que buscarán recursos legales que puedan interponer para seguir en el intento de echar atrás la reforma. Y es que por el momento es lo único que podrían hacer dentro del marco de la ley, pues la Consulta Popular no entraría en vigor sino hasta 2015.

Sin embargo, al tiempo de los líos y manifestaciones de quienes se han mostrado en contra de la Reforma Energética, está un punto que bien vale la pena discutir. Y es que en lo aprobado por el Senado, desaparece la presencia del sindicato petrolero del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos. Una de las mejores ideas de las que se pueden leer en la reforma. Porque éste era un golpe que se pensó que no llegaría al poder de Carlos Romero Deschamps; porque sí, es un golpe a uno de los sindicatos que más recursos manejan y de los que tantas dudas sobre eso existe.

Al final, a pesar de que tanto el PRI y PAN tienen los votos suficientes para aprobar la reforma en la Cámara de Diputados, aunque la votación se dé en una sede alterna, como sucedió ayer, el peligro del conflicto que se vive en el Legislativo es que la izquierda se estanque en esta lucha y que sigan peleándola fuera de las instituciones, como lo están haciendo: obstaculizándolas. Porque no se están yendo por el camino de la propuesta, al menos no con la misma con la que junto al Revolucionario Institucional hicieron realidad la Reforma Hacendaria. Curioso caso, pero al final, quien ha sabido negociar en la mesa política ha sido el PRI, pues con unos o con otros ha cumplido con su agenda.

Comparte esta entrada

Comentarios