Lady Profeco

Nos sorprendemos cuando observamos cómo se pierde el piso por creerse “influyente”, por hacerse fan del charolazo.

COMPARTIR 
Yuriria Sierra 30/04/2013 02:54
Lady  Profeco

Y como siempre sucede en estos casos, nos indignamos todos. Nos sorprendemos cuando observamos cómo se pierde el piso por creerse “influyente”, por hacerse fan del charolazo. Le pasó el viernes a la hoy conocida Lady Profeco, cuyo mérito es ser hija del todavía procurador federal del Consumidor. Y digo todavía, porque además del tuit donde el funcionario se disculpó por el comportamiento de su hija, se ha limitado a guardar silencio, tal vez esperando a que el escándalo se calme... o tal vez esperando lo inevitable para estos casos, una salida que ponga fin a la polémica.

El ruido que generó este hecho desde el sábado, cuando se dio a conocer la noticia sobre la clausura del Maximo Bistrot de la colonia Roma, porque a la susodicha no le asignaron la mesa que pidió en el tiempo deseado, hizo más evidente esa incómoda piedra en el zapato mexicano.

Hace unas semanas vimos al Niño Verde librar el alcoholímetro gracias al fuero constitucional del que goza como legislador... o al menos por unos días, pues después tuvo que regresar, dijo él que por obligación cívica, decimos los demás que porque no aguantó la presión. Para el caso de Lady Profeco, el osazo en el que dejó metido a su papá, pues ahora él es quien deberá responder por lo cometido el viernes: ¿quién autorizó la salida de los comisionados de la Profeco para realizar la clausura del restaurante? ¿Bajo qué perfil de autoridad es vista Andrea Benítez al interior de la dependencia?

Más allá de una disculpa, lo que se está requiriendo es que se aclare el ejercicio de poder en el que terminan los altos, medianos y bajos puestos (porque hay, aunque usted no lo crea, quien se marea al subirse a un ladrillo), que generan este tipo de casos, donde se intenta vivir mejor gracias al charoleo de credenciales.

El más ordinario signo de aquellos que ostentan un poder del que no se entiende su real alcance, pero que para algunos es suficiente para deslumbrar a unos cuantos y lo usan (tan mal) a su favor. Arrogancia pura y gratuita.

 

Addendum. Ayer encontré en un puesto de revistas la nueva edición de la revista ¡Hola!, en la portada, Angélica Rivera concedió una nada breve entrevista a la publicación. La primera que da desde la entrada de Enrique Peña Nieto a Los Pinos, la exclusiva, pues, seguramente el resto de revistas especializadas pelearon por ella.

Más de 20 páginas de esta edición están dedicadas a su vida. Se nota preparada y, aunque en la entrevista asegura no saber de política, es vista como un activo político que hoy la ha hecho presidenta del Consejo Ciudadano Consultivo del DIF Nacional. Y ese es un cambio de tono que se adecua al lugar que ocupa hoy en Los Pinos, pues deja ver en la entrevista sus responsabilidades. Habrá que ver el progreso de ese entendimiento suyo que le tendrá los próximos años en una plataforma que, aunque no lo quiera así, será política, la volverá tema recurrente para cuando se hable de esta Presidencia, como lo ha sido desde que Enrique Peña Nieto inició su campaña presidencial... y es que sí, lo personal es político y mucho.

Comparte esta entrada

Comentarios