Los hermanos Soler

COMPARTIR 
Víctor M Tolosa 21/04/2014 00:00
Los hermanos Soler

En esto días de descanso, estaba viendo una película del actor Fernando Soler, que ya es un clásico del cine mexicano titulada Cuando los hijos se van, que refleja esos momentos de cuando los hijos dejan el hogar paterno para hacer su vida. Cuando salí de mi casa en Culiacán para hacer mi vida profesional en la Ciudad de México, es cuando uno entiende el sentimiento de los padres, cuando nos vamos, pero al mismo tiempo pensé en esta gran familia de actores, que ha sido única en nuestro país. La dinastía Soler, así se les conoce a los hermanos Díaz  Pavía a quienes no les sonó comercial el apellido y lo cambiaron por el de sus abuelos. Fernando, Andrés, Domingo y Mercedes Soler fueron un icono en el cine mexicano. Desde muy chicos mostraron que tenían aptitudes para la actuación, tal es así que triunfaron en el cine, la radio y la televisión. Eran hijos de dos actores españoles: Domingo Díaz García e Irene Pavía Soler, quienes vivieron y crecieron tras bambalinas, lo que los incitó a dedicarse al espectáculo y desde los primero años formaron su compañía de teatro infantil para después incursionar como comediantes, caricaturistas y compositores. Su función en el cine fue representar a gente adinerada o de la clase media y fueron personajes que hasta la fecha siguen muy presentes en nuestras vidas a través del legado de películas que dejaron. Una de las cintas en las que los Soler pudieron trabajar juntos fue en la inolvidable historia de El gran calavera la cual fue dirigida por Luis Buñuel, otra película fue Por mis pistolas. La dinastía sigue marcando un antes y un después en el cine nacional y sus películas son vistas por las nuevas generaciones y han sido consideradas como las grandes joyas del cine de la época de oro.

Otra dinastía que me llegó a la mente fue la de los hermanos Valdés, los tres fueron únicos e irrepetibles. Germán, Manuel y Ramón le dieron un toque diferente y se convirtieron en iconos de la comedia. Germán el mayor, conocido como Tin Tan, tuvo mucha fama al adoptar al personaje del pachuco y junto a su inseparable Marcelo hicieron la pareja cómica de todos los tiempos. Su forma de actuar y bailar así como su personaje de El Pachuco es estudiado e investigado por varias universidades en el extranjero. Fue Germán quien apoyó a su hermano Ramón para que entrara al mundo del cine, haciendo papeles secundarios en las cintas de Tin Tan, pero su gran oportunidad y donde trascendió fue en televisión al lado de Roberto Gómez Bolaños Chespirito en El Chavo del Ocho, en donde interpretó a don Ramón. Y Manuel Loco Valdés, el único que sigue vivo y vigente en la televisión, primero con Ensalada de locos y después con La hora del loco.

Pronto tendremos en teatro, Piaf, Vivir por una voz, una producción musical que habla de los últimos 15 años de la gran Edith Piaf, la diva francesa. El elenco está integrado por Arianna, Otto Sirgo, Dobrina Cristeva, Julio Mannino, entre otros. Los entrañables personajes que amaron y cuidaron a Piaf. Lo más significativo de esta puesta es que habrá orquesta en vivo, vestuario y escenografía de época.

Nos leemos el próximo miércoles y nos escuchamos diariamente en: www.onceonceradio.com.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red