Hoy no me puedo levantar

COMPARTIR 
Víctor M Tolosa 14/04/2014 00:00
Hoy no me puedo levantar

No hay cosa más placentera en esta vida que disfrutar de una buena obra de teatro, y qué mejor que hacerlo con un musical que nos hace revivir la nostalgia de aquella música de los 80, realizada por Mecano, que marcó toda una época y que aún sigue vigente. De lo anterior me pude dar cuenta al encontrarme con un teatro lleno de espectadores, en donde no todos eran precisamente ochenteros, sino que también había  jóvenes que entonaban los temas de José María y Nacho Cano, que siguen haciéndola en grande, regresando después de ocho años con este espectáculo: Hoy no me puedo levantar. Qué bueno que esta obra regresó a los escenarios de nuestro país, porque sí la necesitábamos y mucho. La vitalidad y energía que se siente en ésta, es única e insuperable, además de que marcó una nueva era en el teatro en México. Actores de primera calidad de nuestro país integran esta puesta en escena, como Rubén Cerda, quien está sensacional y, como siempre, entregado a todo lo que hace, aparte, me impresionó lo bien que está físicamente; y qué decirles del profesionalismo de Alan Estrada, quien repite su personaje en esta obra. El elenco está integrado también por la maravillosa Erika Hau, Alan Martín, Marcela Guirado, Regina Blandón, Diego Amozurrutia, entre otros a quienes no se les puede poner un pero. Déjeme que le diga que uno no se puede resistir a entonar los temas de Mecano, a pesar de que siempre que escucho que alguien está cantando en un musical digo: “Por qué no se sube al escenario”, pues en esta ocasión, olvidé mi dicho y me puse a cantar también esos temas que fueron de nuestros tiempos, que los bailamos y cantamos. De verdad que la sincronía de talento de estos actores hacen una belleza de obra. Algo muy bueno es que el Teatro Aldama quedó sensacional, le pusieron alfombra nueva, buen aire, equipo de luz y un sistema de audio increíble, que aunque esté en la última butaca, usted escucha como si estuviera junto a los actores; todo está remodelado y se hizo justamente para traer de nueva cuenta este musical, que a mí me tocó ver hace ya ocho años. Quizá usted dirá que la historia y las canciones siguen siendo las mismas que pudimos apreciar en aquella primera puesta en escena, pero en esta ocasión, no sé, siento que la disfruté mucho más, la sentí mejor montada, actuaciones, movimientos, la música, todo se me hizo sensacional y más con los nuevos actores, quienes son los que se han encargado de darle una actitud diferente y única, que seguramente dejará huella en esta segunda edición. Sí, noté que hay cambios en la estructura de las escenas en esta puesta, así como en los números musicales, y creo que por eso es que la siento más amena y agradable. Los cambios siempre son buenos y, aunque digan que las “segundas partes no son buenas”, en esta ocasión valió la pena volver a traer esta producción a cargo de Alejandro Gou, quien ha sabido aplicar todos los tejes y manejes del teatro, tal y como se los enseñó su padre, Enrique (QEPD). Y le aprendió muy bien, porque montar una obra de esta naturaleza es saberle al negocio, y lo felicito por volvernos a traer este musical que ya es parte de un culto en México. Nosotros, los fans de Mecano, agradecemos que este musical haya regresado, porque es invaluable volver a ver las escenas junto con temas como Cruz de navajas, Perdido en mi habitación, No hay marcha en Nueva York, Hawaii –Bombay y, por supuesto, el tema central: Hoy no me puedo levantar. ¡Qué buena decisión de traerla de nuevo a México, hay que disfrutarla otra vez, puesto que más de dos millones de espectadores no pueden estar equivocados!

Nos leemos el próximo miércoles.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red